Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La profunda cicatriz que el coronavirus deja en la Safor

Un total de 244 personas han fallecido por covid desde el pasdo marzo, de las cuales 164 lo han hecho durante la tercera ola - Gandia, con 50 y Tavernes con 49, los más afectados

Una sanitaria del hospital de Gandia, con las protecciones para atender a pacientes covid. | LEVANTE-EMV

Una sanitaria del hospital de Gandia, con las protecciones para atender a pacientes covid. | LEVANTE-EMV

Puede que cuando alguien lea las cifras que cada martes y viernes publica la Generalitat sobre la evolución de la pandemia en los pueblos valencianos impacte el número de fallecidos. Sin embargo, en ocasiones, se tiende a olvidar que esa cifras son mucho más que eso y representan personas que ya no están y familias que han quedado destrozadas y tocadas para siempre.

Si se toman los últimos datos ofrecidos por la Generalitat, los del pasado martes, el número de personas que ha perdido la vida desde el pasado mes de marzo en los municipios de la comarca de la Safor asciende a 244. Todas y cada una de ellas ha supuesto un drama. Lo ha sido porque se han ido pero también porque las familias, en la mayoría de los casos, ni siquiera pudieron despedirse de ellos, lo ha sido porque, en ocasiones, tras un fallecimiento ha habido otro en la misma familia y relacionado con el mismo brote, o alguno más. Son, en definitiva, 244 dramas que, por cierto, aún no han cesado porque la pandemia, no hay que olvidarlo, sigue activa.

La capital comarcal, Gandia, es la ciudad con mayor impacto en lo que a los fallecimientos se refiere. Desde marzo han perdido la vida 50 personas que estaban empadronadas en esta ciudad. Le sigue muy de cerca Tavernes de la Valldigna. Este municipio ya fue durante la primera ola el que más muertes registro y hasta el pasado martes, de hecho, ocupaba el primer puesto. La pasada semana hubo cierto revuelo. El martes 23 de febrero la estadística apuntaba un total de 47 fallecidos. Lo extraño es que el viernes anterior informaba de 31. No tardó en correr la preocupación entre el vecinadario al pensar que en cuatro días se acumulaban 16 fallecimientos. La cifra era correcta, sin embargo, el error estaba en que la Conselleria de Sanitat había sumado en esa actualización muertes que no habían sido contabilizadas anteriormente, lo que llevó a confusión.

Oliva, segundo municipio en habitantes de la comarca, es el tercero que más fallecidos acumula, con 45. Entre estas tres ciudades suman un total de 144 muertes por covid desde marzo, lo que supone un 59% del total.

A estas le sigue Daimús, con 24. En esta localidad hubo un brote muy importante en una residencia de la tercera edad. Otro municipio que también acumula un abultado número de fallecidos es Benirredrà, con 16. Tras estas se encuentran Bellreguard, con 14 y Barx, con 13. En el siguiente escalón ya se sitúan Xeraco con 7 y el Real de Gandia con 6, Palma de Gandia suma cuatro y Simat de la Valldigna tres. Dos fallecidos se registran en Ador, Beniarjó, Rafelcofer y Villalonga y uno en l’Alqueria de la Comtessa, la Font d’en Carròs, Guardamar de la Safor, Miramar, Piles.

Los municipios en los que no han registrado pérdida de vidas hasta ahora son Alfauir, Almiserà, Almoines, Castellonet de la Conquesta, Llocnou de Sant Jeroni, Palmera, Potries, Ròtova y Xeresa.

El colectivo más afectado, sin duda, es el de la Tercera Edad, con especial incidencia en las residencias, donde se han producido un importante número de fallecimientos.

Del total de muertes, 164 se produjeron desde el 1 de enero hasta el 1 de marzo. Es decir, el 67,2% de finados pertenecen a la tercera ola de la pandemia del coronavirus en la Safor.

Compartir el artículo

stats