Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto escolar analiza la calidad del agua del marjal de Pego-Oliva

El centro San José de la Montaña evalúa el impacto de la agricultura y las edificaciones

Tres jóvenes en una barca navegando por uno de los «lluents» del Marjal de Pego-Oliva. | LEVANTE-EMV

Tres jóvenes en una barca navegando por uno de los «lluents» del Marjal de Pego-Oliva. | LEVANTE-EMV

El proyecto presentado por el Colegio San José de la Montaña de Oliva titulado Estudio de la calidad del agua en el Parque Natural del marjal de Pego-Oliva: Efectos de la agricultura y las edificaciones, ha sido galardonado como uno de los quince mejores de toda la Comunitat Valenciana por parte del Instituto Universitario de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) de la Universitat Politècnica de València (UPV), y ha recibido una dotación económica de mil euros para que, en los próximos meses, pueda desarrollarse.

El trabajo está dirigido por Fran Atiénzar, profesor de ciencias de este centro educativo olivense y doctor en Ecología por la Universitat de València. El profesor, junto con sus alumnos de Biología de primero de Bachillerato, investigarán la calidad de las aguas en ríos, acequias y lluents del emblemático parque natural, que también es una de las zonas húmedas más importantes del Mediterráneo. Este proyecto se presentó a la convocatoria «¡Investiga, salva el planeta!», impulsada por el IIAMA de la UPV y financiado a través del plan de Ayudas para el Fomento de la Cultura Científica, Tecnológica y de la Innovación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Como su nombre indica, el objetivo de este estudio es evaluar la calidad del agua del marjal de Pego-Oliva, pero no solo en las áreas inundadas, sino también en las acequias, ríos y afluentes que convierten esta zona en una de las más ricas desde el punto de vista de la biodiversidad. Los análisis se centrarán especialmente en calibrar hasta qué punto la agricultura intensiva que se produce en sus alrededores, así como la existencia de edificaciones, puede alterar la limpieza del agua que llega a este espacio.

Los resultados pueden servir para que tanto la Administración como los particulares adopten medidas dirigidas a no alterar la calidad del elemento que es consustancial a la existencia del marjal y a su riqueza ambiental.

El profesor Atiénzar ya ha llevado a cabo estudios de este tipo en otras zonas, y la ayuda que ahora ha recibido el colegio San José de la Montaña se dirige, también, al estímulo de la investigación y de la ciencia entre los escolares.

Compartir el artículo

stats