La Safor sigue bajando escalones en la situación de la pandemia del coronavirus. Según los datos ofrecidos ayer por la Conselleria de Sanitat, ha alcanzado una incidencia acumulada a 14 días de 61,3. Eso significa que la comarca está actualmente en un nivel de riesgo medio de contagio, según la calificación del Ministerio de Sanidad. Lejos queda, por tanto, aquel 1 de febrero en los que se superaban los 1.000 casos y se vivían los peores días desde marzo.

Con todo, el número de contagios se ha incrementado respecto a la actualización anterior. Todo apunta, sin embargo, a que, en parte, se debe a que se han añadido positivos de jornadas anteriores, como está ocurriendo, por ejemplo, en el número de fallecimientos que se va regularizando periódicamente.

De ese modo, ayer se registraron 78 nuevos positivos respecto a la actualización del pasado viernes, cuando en el dato anterior habían sido 44. Sin embargo, siguen bajando las cifras de casos activos, que según los datos de ayer se encontraban en 104.

Gran parte de esta situación se debe al gran descenso que ha experimentado Gandia, que ha pasado de 75 a 42 casos activos, mientras que Tavernes ha pasado de 15 a 8, apuntándose también, por tanto, una importante bajada en casos activos.

El número de municipios en los que no se ha registrado ningún positivo respecto a finales de la pasada semana ha disminuido, al pasar de los 21 del pasado viernes a los 15 que se registran en la actualización ofrecida ayer. Se mantienen, en cambio, el número de localidades que no tienen en estos momentos casos activos, con 13.

La pandemia está, actualmente, en una situación de estancamiento, por lo que no es raro que la curva fluctúe, aunque sea en niveles bastante bajos como los que se registran ahora mismo.

Con estas cifras, la comarca de la Safor alcanza una cifra total de 10.826 contagios desde el pasado mes de marzo hasta ahora. Eso significa que más del 6% de la población de la comarca de la Safor ya ha estado contagiada.

Esta cifra sigue reflejándose también en la situación hospitalaria. El número de ingresos, tanto en la UCI como en las plantas no tiene absolutamente nada que ver a la que tenía hace apenas un mes. En concreto, las salas destinadas a pacientes aquejados de covid albergan actualmente a 13 pacientes. No tiene nada que ver esa situación con los 130 que se llegaron a alcanzar en los peores momentos de la tercera ola.

De hecho, el hospital de Gandia ha ido recuperando su normalidad. La URPA recupera su uso habitual dentro del circuito de quirófanos y ya no se utiliza para pacientes de covid. La zona de Cirugía Mayor Ambulatoria, que hasta ahora se utilizaba para pacientes de UCI aquejados de Covid, se utiliza a partir de ahora para pacientes de UCI que no sufren esta patología, con un máximo de 10 camas. La UCI tradicional, por su parte, continúa asistiendo a los pacientes más graves con enfermedad Covid, con un máximo de 14 camas.