Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura desautoriza la lona publicitaria en la fachada de la Colegiata de Gandia

La Fundación para la Restauración del templo pensó en la medida para destinar el dinero a las obras y propuso el muro que da a la plaza Major. La Generalitat señala que incumple la Ley de Patrimonio Valenciano referido a Bienes de Interés Cultural

La fachada de la Colegiata de Gandia recayente a la plaza Major de Gandia. Debajo del campanario, el ábside en el que se quería colocar la publicidad.   | DANI MONLLOR

La fachada de la Colegiata de Gandia recayente a la plaza Major de Gandia. Debajo del campanario, el ábside en el que se quería colocar la publicidad. | DANI MONLLOR

La Colegiata de Gandia, uno de los edificios góticos más notables de la comarca de la Safor, no podrá mostrar publicidad en la fachada recayente a la plaza Major, un espacio en el que también se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad.

La Conselleria de Cultura no va a autorizar la petición planteada por la Fundación para la Restauración de la Colegiata, que hace unas semanas anunció su intención de colocar un cartel con el nombre de una empresa que estaba dispuesta a pagar y destinar el dinero a las obras para la mejora del edificio.

La dirección general de Cultura y Patrimonio de la Generalitat considera que la lona publicitaria incumpliría la Ley del Patrimonio Valenciano, que obliga a preservar la imagen de las fachadas y cubiertas de los Bienes de Interés Cultural (BIC) «de cualquier elemento que impida o menoscabe su adecuada apreciación o contemplación».

La Fundación de la Colegiata tuvo la delicadeza de solicitar el permiso para que esa lona publicitaria cubriera una pared, en la que hay un gran ventanal, que data de los años 40 del siglo pasado. Se trata del ábside construido en ladrillo caravista hace setenta años que sustituyó al que fue destruido durante la guerra civil española.

Pese a eso, el informe que ha elaborado la dirección de Patrimonio señala que la Colegiata gandiense es un BIC en su conjunto, desde la primera fábrica del siglo XIV a la última modificación ejecutada en el templo, y, por ese motivo, desautoriza que el muro del ábside, aun siendo relativamente moderno, se utilice como plataforma publicitaria para recaudar dinero. La Colegiata, además de BIC, fue el primer Monumento Nacional de Gandia, categoría que recibió en el año 1931.

Según ha podido saber este periódico, la respuesta de la Generalitat no ha llegado todavía a la Fundación para la Restauración de la Colegiata, de manera que esta entidad esperará a valorar la negativa cuando disponga del escrito. En el momento en que formuló la petición sí dijo que numerosos monumentos disponen de publicidad en sus muros para facilitar la recaudación de fondos económicos.

Una decisión que complica la necesaria restauración

La Fundación para la Restauración de la Colegiata de Gandia no ha revelado por cuánto dinero habría «alquilado» el muro del ábside a las empresas interesadas en pagar para las obras, pero no cabe duda de que habría sido una primera fuente de ingresos para acometer la necesaria y, a tenor de los informes, urgente restauración que requiere este templo. La negativa de la Conselleria de Cultura complica la gestiones iniciadas para ir acumulando el mucho dinero que se necesita para redactar y ejecutar los proyectos de mejora que, entre otros elementos, requiere tanto la gran nave central como las capillas laterales y el campanario, en un pésimo estado de conservación interior, aunque afortunadamente sin riesgo de derrumbe. Agotada la posibilidad de ingresar por publicidad en la fachada más vista del templo, de momento se dispone de los fondos propios de la parroquia, de donaciones privadas y de las ayudas que en un futuro pueda recibir de la administración, dado que, en principio, se descarta cobrar entrada al templo, como se ha hecho en otros lugares. 

Compartir el artículo

stats