Casi un año y medio después de que cerrara sus puertas a los visitantes por culpa del desprendimiento de uno de los arcos góticos, el Monestir de Santa Maria de la Valldigna puede volver a mostrarse, en gran parte, como lo que es, una de las joyas patrimoniales de la historia de los valencianos. De momento, solo se permiten visitas guiadas pero ya es mucho después de la travesía en el desierto que ha pasado el monumento.

La primera fue el pasado sábado y estaba formada por un total de 10 personas, que no conocían anteriormente el monumento. Alguna de ellas, según informan desde el departamento de Turismo de Simat de la Valldigna, llegaba desde la provincia de Alicante.

Algunos de los participantes en la visita guiada al cenobio

La Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Educación y Cultura confirmaba a Levante-EMV la finalización de las obras después de invertir 300.000 euros, que han servido para actuar en aquellos elementos que corrían riesgo de sufrir un mayor deterioro. Así, a partir de ahora ya se pueden visitar la mayoría de las estancias del cenobio, desde la iglesia al palacio del Abad, pasando por la sala capitular y los jardines. El único espacio al que no se puede acceder es el refectorio. Los trabajos llevados a cabo en los últimos meses han permitido hallar que este edificio sufre goteras, por lo que se ha cerrado al público y se reparará en breve para que también sea visitable.

Además de retomar las visitas, el Monestir de Santa Maria de la Valldigna también continúa con las actividades culturales. El pasado sábado se celebro una mesa redonda con la participación de los cuatro alcaldes de la Valldigna, Tavernes, Simat, Benifairó y Barx.

La Tourist Info de Simat y la Conselleria han programado visitas guiadas al Monestir para los próximos dias de Semana Santa y Pascua, en concreto, desde el Viernes Santo hasta el lunes de Pascua, a las 11 horas. Para poder acudir hay que reservar previamente. Durante la semana se podrán hacer visitas acordándolas previamente.