Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia presume de políticas de vivienda para optar a más ayudas de regeneración urbana

El Consell alaba la «eficacia» de la gestión municipal en ese campo

El Ayuntamiento de Gandia, que se ha demostrado como uno de los más activos de la Comunitat Valenciana en la aplicación de políticas de regeneración urbana y, así, evitar la ocupación de más suelo para la construcción de edificios, no va a perder ninguna de las oportunidades que le brinden otras administraciones para financiar esos proyectos.

Y, en estos momentos, donde más dinero hay es en ese Plan de Recuperación de la Unión Europea, diseñado para salir de la crisis sanitaria, económica y social causada por el covid y que ya ha sido bautizado con el sugerente apelativo de Next Generation.

Cuando se supo que una parte del dinero se destinará a proyectos de rehabilitación integral de zonas urbanas desfavorecidas, Gandia se puso manos a la obra. La semana pasada el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética de la Generalitat, Alberto Rubio, estuvo en el ayuntamiento, donde mantuvo una reunión con la alcaldesa de la ciudad, Diana Morant, la concejala de Vivienda, Amparo Victoria, y los técnicos municipales Jorge Hervás y Fernando Mut, para comenzar a decidir qué zonas de Gandia son más susceptibles de acogerse a este tipo de planes y comenzar a redactar los proyectos que optarán a los fondos europeos. En el encuentro también participó el coordinador en la Safor del Colegio de Administradores de Fincas, Juan Escrivá.

Gandia quiere hacer valer su experiencia en este campo, que en algunos casos le han situado como pionera. Desde aquel plan Urban que permitió invertir 14 millones de euros en la trama urbana situada a ambos lados del barranco de Beniopa hasta el esponjamiento, con el derribo de decenas de viviendas, en el barrio de Santa Anna. Desde los dos proyectos de regeneración urbana que ahora están en marcha, uno en el Raval y otro en Beniopa, hasta la demolición de los antiguos cuatro edificios de pisos precarios del llamado barrio de Simancas que se convirtió, con dos bloques nuevos de viviendas, en el complejo de la plaza de les Xocolateres.

Todas estas actuaciones, y muchas más, son las que se trasladaron al representante de la Generalitat, quien, en respuesta a las palabras de la alcaldesa, Diana Morant, no dudó en destacar la «excepcionalidad» de Gandia por la «eficacia» en la aplicación de políticas de vivienda, tanto en el apartado de ayudas a personas vulnerables como en la planificación y ejecución de proyectos. A modo de ejemplo, Alberto Rubio señaló que la capital de la Safor ha recibido el 5% de la ayuda total destinada a la Comunitat Valenciana para la conservación y accesibilidad de las viviendas. Esa cifra, situada en relación al número de edificios, duplica la media autonómica. Pero es que, si la comparación es respecto al número de habitantes de la ciudad, supone el triple de esa media.

El Gobierno de Gandia no ha anunciado todavía qué barrios de Gandia podrían beneficiarse de las futuras ayudas del plan Next Generation de la Unión Europea, pero en varias ocasiones se ha apuntado a calles del núcleo antiguo del Grau.

Después de la reunión, al anunciar que Gandia presentará proyectos urbanísticos a los fondos europeos, la alcaldesa presumió de esas políticas de vivienda que en más de una ocasión han sido aplaudidas por la Generalitat. Diana Morant relató que la ciudad ha recibido durante 2020 un total de 2.652.499 euros. En ese paquete figuran casi un millar de familias beneficiadas en líneas de alquiler, 245.907 euros para 68 obras incluidas en el plan Renhata, 15.000 euros para financiar 49 informes de evaluación de edificios, 1,2 millones a ayudas de conservación y accesibilidad, con 185 familias beneficiadas, o 32.440 euros para la mejora de la eficiencia energética distribuidos entre 13 familias.

Compartir el artículo

stats