Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa de Gandia se adelanta al mercado mundial del cannabis terapéutico

Venalsol, con nave en Palma, patenta un sistema para custodiar y garantizar la seguridad de los envíos de semillas y flores de las plantas

Jaime Peiró, Juan Pablo Tur, José Pelegrí y Vicente Pellicer, en Venalsol.

Jaime Peiró, Juan Pablo Tur, José Pelegrí y Vicente Pellicer, en Venalsol.

Los caminos del mercado global a veces son inescrutables, pero en ocasiones resultan lo suficientemente previsibles como para que algunas empresas aprovechen la lectura del horizonte y comiencen a actuar para ganar cuotas de negocio.

Es lo que ha hecho la firma gandiense Venalsol, cuyas instalaciones están en el polígono de Palma, al patentar uno de esos complejos sistemas dirigido a custodiar y garantizar la seguridad de los envíos de semillas y flores de cannabis. Porque, por sorprendente que parezca, en los próximos años la popularmente conocida como marihuana será un producto que va a generar una industria a su alrededor y, consiguientemente, mucho negocio. Muchos países ya han autorizado el cannabis para usos medicinales, España estudia aprobarlo, mientras que otros, si bien los menos, incluso permiten su consumo lúdico.

El esperado boom en el comercio de cannabis ha llevado a Venalsol a diseñar y patentar un producto innovador basado en la tecnología blockchain, los NFT Cryptoseeds. Según Vicent Pellicer, uno de los socios fundadores de la empresa, el procedimiento patentado permite custodiar semillas y flores en toda la cadena de traslado de uno a otro lugar, de manera que, por una parte, se evita que acabe en redes ilegales del mercado negro y, por otra, se certifica al receptor la calidad de un producto sensible que, en la mayoría de los casos, se destinará a usos terapéuticos. La invención permite que las autoridades y usuarios comprueben la autenticidad e inviolabilidad del contenido.

Pellicer explicó a este periódico que la custodia y seguridad de los elementos del cannabis es «importantísima», y añade que en países como Canadá, donde esta planta ya puede utilizarse con fines medicinales, se ha generado una gran industria que ha despertado a otros gobiernos, y no duda de que en poco tiempo la marihuana se considerará como una mercancía más.

Interesándose por este innovador producto surgido de la investigación de una empresa de Gandia, Juan Pablo Tur, presidente de la Federación Asociaciones Empresarios de la Safor (FAES), y José Pelegrí, investigador del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València en el área de Tecnología Electrónica y colaborador con Venalsol en proyectos de I+D+i, acudieron a la nave de Palma de Gandia para conocer de primera mano los detalles del mismo. De hecho, esta tecnología participa en el programa de Innovación de PYME auspiciado por Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE).

Muchas aplicaciones

«Además del mercado mundial de cannabis, esta invención patentada podrá aplicarse a otras muchas necesidades que requieran que el mundo digital sea testigo de un confinamiento certificado, trazabilidad y cadena de custodia de cada producto», señala Venalsol, una industria que se dedica fundamentalmente a la ingeniería en iluminación del tipo led dirigida a la industria, al servicio público y a la agricultura. En este último campo, destacan las lámparas para mejorar la producción de plantas y árboles, bien sea con luz artificial o combinándola con la solar.

Compartir el artículo

stats