Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva inicia un plan de eficiencia lumínica para ahorrar 215.219 euros al año

Una auditoría determina que el consumo será un 65% inferior y el ayuntamiento destinará este año los primeros 150.000 euros

Una calle del polígono del Brosquil en la que se aprecian farolas del alumbrado público. | XIMO FERRI

Una calle del polígono del Brosquil en la que se aprecian farolas del alumbrado público. | XIMO FERRI

Una auditoría realizada con procedimientos homologados por el Ministerio de Transición Ecológica acaba de revelar que el Ayuntamiento de Oliva podría ahorrar 215.219 euros cada año en la factura eléctrica si lleva a cabo un completo plan para sustituir y modernizar las luminarias existentes en los espacios públicos de todo el término municipal.

Con ese argumento, es lógico que la decisión haya sido comenzar de inmediato ese proceso y, este mismo año, ya se ha previsto invertir los primeros 150.000 euros en actuaciones dirigidas a ese fin.

El estudio ha señalado que el municipio de Oliva dispone en estos momentos de siete mil puntos de luz dirigidos a mantener una buena visibilidad en casi veinte mil metros cuadrados de calles, plazas y otros lugares públicos. En total, el consumo anual alcanza los 2,7 millones de kilovatios hora que, con el plan que la misma auditoría contempla, se podrían reducir en un 65%, lo que daría el balance económico del ahorro de esos 215.219 euros cada año.

Pero es que, en este campo, como en muchos otros, cuanto antes se hagan las inversiones necesarias más dinero se ahorra, porque la auditoría apunta a que cada euro invertido en ese proceso se amortizaría en un periodo de diez años, que podrían ser siete en determinadas condiciones.

David González, alcalde de Oliva, señaló ayer a este periódico que la auditoría, encargada por el concejal Miquel Doménech, es importante para mantener el proceso de sustitución y de cambios en el sistema de alumbrado público, porque se convierte en una especie de «justificante» homologado para pedir ayudas a otras administraciones que se complementarían con las partidas económicas que surjan de las arcas municipales.

Según González, a los 150.000 euros que se van a destinar este año para la mejora y modernización del alumbrado público olivense se pretenden destinar otros 200.000 euros anuales en los ejercicios venideros. Si se cumple ese plan, en cinco años se habría completado el proceso que renovación de toda la red que, obviamente, después requeriría su correspondiente plan de mantenimiento.

Este proyecto, con más o menos cuantía económica, ya se inició hace tres años, pero ahora, como señala el alcalde González, la intención es captar inversiones de otras administraciones, y en eso no cabe duda de que Oliva va a encontrar aliados. La eficiencia y la reducción del consumo de energía está en la agenda del Gobierno de España y de la Comisión Europea, que ya ha anunciado que ese será uno de los objetivos del plan de recuperación económica que se está ultimando para el impulso necesario después de la crisis sanitaria y sus catastróficas consecuencias en el tejido económico de todo el mundo.

Compartir el artículo

stats