30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un promotor alemán plantea construir un cementerio de cenizas en Palma de Gandia

El ayuntamiento señala que esa actividad no es posible en ese espacio al tratarse de suelo forestal y agrícola protegido La empresa Ad Naturam, que ha adquirido 30.000 metros cuadrados en la partida del Refalany, consulta a la Generalitat

Un promotor alemán plantea construir un cementerio de cenizas en Palma de Gandia

Un promotor alemán plantea construir un cementerio de cenizas en Palma de Gandia

Sorpresa es la sensación que ha causado una empresa de promotores alemanes que quiere construir un cementerio, exclusivamente para cenizas, en un paraje rural y forestal situado en el término de Palma de Gandia. Porque, como han explicado los propios promotores, sería el primer espacio de la Comunitat Valenciana en el que, previo pago, los familiares de las personas fallecidas podrían esparcir las cenizas o enterrarlas en urnas biodegradables.

Un promotor alemán plantea construir un cementerio de cenizas en Palma de Gandia

Ad Naturam SL, como se denomina la empresa promotora, adquirió recientemente a dos propietarios de Palma unos 30.000 metros cuadrados a los pies del Tossal Redó, en la partida del Refalany, muy cerca de los términos de Ador y Alfauir. Un tercio de esa superficie es suelo agrícola protegido, y los otros dos tercios, calificados como forestales, están poblados de pinos.

A la vista de que en la zona agrícola resulta imposible autorizar la actividad de un cementerio de cenizas, la idea es que esa parte del terreno se destine a una especie de jardín. Las cenizas se depositarían o esparcirían en la parte forestal, la más elevada del terreno.

Entre los vecinos de Palma se ha difundido que sería un cementerio «de alemanes», pero la empresa aclara a este periódico que, aun siendo privado, el servicio se ofrecería a cualquier persona, incluyendo a quienes quieran trasladar las cenizas desde otros lugares o países, y añade que se ha elegido este lugar, donde ya se han llevado a cabo labores de desbrozamiento, por el clima y el paisaje.

Efectivamente, desde allí no solo hay una magnífica vista al valle del Vernissa, delimitado por las sierras de Falconera y de Ador, sino que desde la zona alta se aprecia la línea de costa y todo a sus pies es un mar de naranjos. Atendiendo a que la incineración va ganando terreno frente a los enterramientos en cementerios, los promotores estiman que proyectos como este, que ahora son una novedad y causan sorpresa, serán muy comunes en el futuro.

Ad Naturam, si las normas lo permitieran, plantea únicamente una pequeña construcción en todo el complejo. Un centro de recepción y espacio donde se podría celebrar algún tipo de ceremonia para despedir al difunto antes de depositar sus cenizas. La «capacidad» de este cementerio no está establecida, pero dependería de lo que determinen las autoridades sanitarias o de medio ambiente de la Generalitat.

Hasta ahí el proyecto que se pretende construir, pero a nivel administrativo ya se ha encontrado con el primer obstáculo. Tras el documento de compatibilidad urbanística presentado por Ad Naturam, el arquitecto técnico municipal del Ayuntamiento de Palma de Gandia ha señalado que no es posible la actividad de cementerio privado en todo ese espacio. En principio, ni en la parte del suelo agrícola ni tampoco en la forestal porque el Plan de Acción Territorial Forestal de la Comunitat Valenciana lo considera como «terreno estratégico».

La empresa, en cambio, considera que su idea sí tiene cabida en el planeamiento de usos del suelo donde está el bosque de pinos y se ha dirigido a la Generalitat consultando esa posibilidad. «Si nos responden que es posible, entonces solicitaremos la Declaración de Interés Comunitario para iniciar los trámites, señalan fuentes de Ad Naturam. Y añaden que en caso contrario, el proyecto quedará desestimado porque, como es obvio, nunca se actuará al margen de la ley.

La alcaldesa de Palma de Gandia, Mari Trini Miñana, ha señalado a este periódico que, además de la sorpresa causada, a los pies de ese lugar se encuentra el pozo que suministra agua potable a la localidad, por lo que, entre otras razones, inicialmente esta actuación no ha sido bien acogida.

Compartir el artículo

stats