Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ambiente fallero vuelve al acto de la Verge en Gandia

Las Falleras Mayores y las reinas y presidentes de la ciudad participarán en la misa del 9 de mayo vestidos de gala cinco años después de dejar de hacerlo por la polémica de la Missa d’Infants

La Missa d’Infants del 2015 fue la última vez que las fallas tuvieron un papel destacado en el acto de la Verge dels Desemparats. | MIGUEL PÉREZ

Las restricciones por culpa de la pandemia del coronavirus impedirán que, por segundo año consecutivo, haya en Gandia procesión en honor a la Verge dels Desemparats. Pese a ello, sí que se ha programado una misa que tendrá lugar en la Colegiata el próximo domingo, 9 de mayo, a las 12.30 horas, y que se celebrará cumpliendo con todas las medidas sanitarias, y que fue imposible en 2020 debido al confinamiento.

Uno de los aspectos más destacados de esta celebración religiosa es que en los bancos del principal templo de la ciudad volverán a verse peinetas, mantellinas, bandas, chalecos, saragüells y vestidos de falleros y de falleras. Después de cinco años de ausencia en este acto (en realidad son cuatro porque el año pasado no se celebró) las Falleras Mayores de Gandia, Sandra Faus Palmer y Alba Ramón Borja, y las reinas y presidentes de las comisiones que así lo deseen acudirán ataviadas con la vestimenta regional en representación de todo el colectivo.

Así lo decidieron las fallas después de que el presidente, Telmo Gadea, se reuniera con el Abad, Ángel Saneugenio, para, según ha podido saber este periódico, tratar el posible encaje que pudiera tener el colectivo fallero en ese acto.

Finalmente, por cuestiones de aforo y demás restricciones por el covid, se decidió que podían acudir, además de las dos Falleras Mayores y la Cort d’Honor, los máximos representantes de cada falla de forma voluntaria, aunque se estima que la mayoría sí que estará presente en el acto y los que falten serán por cuestiones que justifican la imposibilidad de asistir.

De ese modo, el colectivo festivo más importante de la ciudad volverá a tener un papel destacado en la celebración, después de que en 2016 la Federació de Falles (FdF), por unanimidad de todas las comisiones, decidiera no acudir después de que desde la Colegiata se decidiera no organizar la Missa d’Infants que se había celebrado el año anterior en la plaza Mayor por primera vez y en el que los más pequeños de las fallas eran los protagonistas.

En realidad, el colectivo fallero no ha dejado de estar representadas nunca en el acto de la Verge dels Desemparats, aunque no lo han hecho del mismo modo que había sido tradición durante años, es decir, ocupando un lugar destacado en la procesión. Como explicaba a este periódico el presidente, «cada año hemos acudido a la misa las dos falleras mayores y yo como presidente, aunque no lo hacíamos con los trajes regionales». Además, «no hemos faltado a ningún acto que nos hayan invitado en la Colegiata», aclaraba.

La diferencia es que este año lo harán de manera oficial y con la presencia de prácticamente un centenar de personas

Volver a sentirse falleras y falleros

Ahora falta por ver qué papel tendrán las fallas el próximo año, cuando se espera que, retomada la normalidad, pueda celebrarse la procesión como se había hecho históricamente en la ciudad de Gandia.

Con este acto, al menos, las Falleras Mayores y las reinas y presidentes de las comisiones de la ciudad podrán volver a sentirse falleros y falleras de nuevo tras casi dos años de paralización de la fiesta, además de participar en una jornada de homenajea la Verge dels Desemparats, por la que muchas falleras y falleros sienten devoción y a la que ofrendan cada año en la plaza Major.

El único acto puramente fallero al que han acudido desde marzo de 2020 fue la misa en honor a Sant Josep de este año, que tuvo lugar el pasado 19 de marzo haciéndola coincidir, además, con el «bateig faller». Después hubo una «mascletà» de globos. Gandia aún no ha fijado fecha para celebrarla fiesta.

Compartir el artículo

stats