Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Fallas de Gandia quieren ser las primeras en celebrar las fiestas

La entidad rechazará la fórmula de solo plantar y quemar

Un acto fallero por el centro de la ciudad de Gandia. | XIMO FERRI

Un acto fallero por el centro de la ciudad de Gandia. | XIMO FERRI

La Federació de Falles de Gandia no quiere esperar a septiembre para celebrar la fiesta. La entidad que preside Telmo Gadea ya hace tiempo que baraja la opción de principios del próximo verano, es decir, la última semana de junio o la primera de julio,para volver a sacar por fin toda la esencia de la fiesta josefina a la calle.

En eso se trabajaba antes de la reunión de la mesa de negociación en la que están representadas las fallas y la Conselleria de Sanitat y en ese mismo supuesto siguen instalados, eso sí, a la espera de que se den, por fin, las pautas y condiciones bajo las que se podrán organizar actos.

Porque una cosa sí que tienen clara en la entidad fallera de Gandia: no aceptarán la opción que contemple solamente sacar los «ninots» y quemarlos. «Somos conscientes de que actividades como la noche están en cuarentena pero queremos ver qué condiciones nos ofrecen, si se puede hacer una plantà, una ofrena, ‘despertà’, algo de pirotecnia nocturna, siempre respetando las medidas de seguridad», señalaba el presidente de la Federació de Falles, Telmo Gadea.

La opción de hacerlas a principios de verano no es un mero capricho y la entidad lo tiene argumentado. En primer lugar, Gadea, que ha participado en las reuniones de la mesa de seguimiento como representante de las fallas de la provincia de Valencia, interpreta que la recomendación de la Conselleria de Sanitat no fija que necesariamente se tenga que celebrar las fiestas a partir de septiembre, sino que «se hagan lo más tarde posible, cuando la vacunación haya avanzado».

En ese aspecto, el presidente apunta que el verano es una buena época para celebrar las fiestas porque «se puede hacer todo al aire libre, donde el peligro de contagio es menor, sin necesidad de montar carpas, sin tener que utilizar el interior de los casales». Además, la opción de finales de junio toma fuerza para poder hacer las fallas antes de que llegue el primer grueso de tursitas a la ciudad y, de ese modo, evitar aglomeraciones.

En cualquier caso, todo está a expensas de las conclusiones que salgan de la reunión prevista para hoy sábado de la mesa de seguimiento porque las fallas llegan a la misma con un posicionamiento muy claro, el de salir no solo con un calendario a partir del cual cada municipio podrá organizar sus fiestas, sino con un listado en el que se indiquen las condiciones en las que se podrán realizar actividades.

Si finalmente Gandia tiene vía libre para organizar sus festejos será la primera ciudad en hacerlo pero tendrá por delante menos de dos meses para ello, aunque, en realidad, el trabajo está prácticamente hecho porque los «ninots» aguardan en talleres, naves y otros lugares para poder ser quemados por fin después de casi dos años de espera y solo hay que trasladarlos y montarlos, algo que están deseando tando los falleros como los propios artsitas.

Donde sí que tendrán que esforzarse más las comisiones es en la organización de protocolos y dispositivos en los casales para garantizar que se cumplan todas las medidas sanitarias. Lo que nadie puede esperar es que sean unas fallas como las que se han conocido siempre porque, por encima de todo, lo importante es preservar la salud y evitar que se vuelve a extender el coronavirus ahora que la vacunación está haciendo que las personas vayan recuperando poco a poco sus vidas.

El artista fallero de la comarca de la Safor, Pere Baenas, ha elaborado e instalado en lo alto de su taller, en Daimús, un muñeco del personaje de Marvel Spiderman. Se trata de una iniciativa que, por una parte,pretende ubicar su taller, ya que no contaba con ningún rótulo y muchos repartidores no conseguían encontrar la nave, y por otra reivindicar el papel de los artistas falleros como artesanos capaces de realizar creaciones que no necesariamente tienen que ser efímeras, como es el caso. El Spiderman tiene una altura de diez metros, está elaborado con poliéster ignifugo y tiene un peso de 4.000 kilos. Baenas explica que eligió a este personaje porque le gsutan sus coloares , es reconocible internacioalmente y siempre está de moda.

Tavernes ya fijó para septiembre sus celebraciones

En la comarca de la Safor hay una localidad que no esperó a la resolución de la Conselleria de Sanitat para fijar una fecha para sus fallas. Se trata de Tavernes de la Valldigna. La Federaciço de Falles y el ayuntamiento acordaron fijar los festejos entre el 1 y el 5 de septiembre, a la espera de conocer qué actos se podrán desarrollar y cómo. En aquel momento parecía aventurado poner fecha pero parece que fue acertado.

Spiderman toma el taller de Pere Baenas

El artista ha elaborado una figura de 10 metros para identificar su nave de Daimús

T.á.c. Gandia

Compartir el artículo

stats