Ya están aquí. El primer fin de semana sin estado de alarma ha supuesto el pistoletazo de salida de la temporada turística en Gandia y la Safor, algo que se podría aproximar a lo que hubiera sido la Semana Santa en condiciones normales, sin pandemia ni restricciones. Hay tantas ganas de playa que incluso a algunos no les importa hacer cuatro horas de ida y cuatro de vuelta en coche para enterrar los pies en la arena de la playa de Gandia. Es el caso de un grupo de cinco amigos, todos veinteañeros, de Fuenlabrada, Móstoles y Alcorcón, que ayer a mediodía descansaban en el chiringuito 1: «Hemos salido a las seis de la mañana y nos iremos sobre las ocho de la tarde».

Clientes de una heladería y un coche patrulla de la Policía Nacional en el paseo marítimo, el viernes por la tarde. | PERALES IBORRA

Pero también los hay menos aventureros. En el hotel Bayren ayer hacían su «check in», Ana y Alfredo, una joven pareja que llegaba desde el ensanche de Vallecas, también en Madrid. Reservaron hace un par de semanas, aún sin saber exactamente qué restricciones mantendría la Comunitat Valenciana tras el final del estado de alarma.

Ana y Alfredo, una pareja del ensanche de Vallecas que ayer a mediodía entraba al hote l Bayren. | J.C.

Hubo incluso reencuentros familiares. Marta y su marido Carlos están pasando el fin de semana en Gandia, alojados en el hotel Bayren, y ayer fueron a visitarles Julio, el hermano de Marta, junto con su mujer y sus hijos, que viven en Alicante. Hacía meses que no se veían. «Teníamos ganas de tomar el sol y de ver el mar», apunta Marta. Con respecto a la pandemia, asegura que han venido «muy tranquilos», porque «respetando las normas se puede viajar perfectamente, además la atención en el hotel está siendo magnífica».

Un grupo de amigos llegados de Fuenlabrada solo para pasar el día en Gandia, ayer en un chiringuito. | J.C.

También corroboran la llegada de turistas Aure y Kike, informadores de la Tourist Info del Faro. Por seguridad, atienden desde la ventanilla de la oficina. «Si tuviera que hacer un ránking desde el jueves diría que han venido de Madrid, por el puente de San Isidro, Cuenca, Toledo y Albacete», apunta Aure. Las preguntas más recurrentes son las referidas a las normas anticovid que deben adoptar los bañistas en la playa.

En este sentido, cabe recordar que Gandia reedita el protocolo de 2020, con itinerarios de acceso diferenciados, un pasillo libre de 10 metros desde la orilla del mar hasta la primera línea de sombrillas, y no se parcela la playa, donde caben más de 50.000 personas manteniendo la distancia social. A pesar de ello se sigue vendiendo, como el año pasado, el «kit» de cinta y estacas, un saquito elaborado por Espurna que muchos casi lo compran como un «souvenir». «Muchos turistas nos sugieren que estas medidas, como La Morada en el paseo marítimo o el pasillo en la arena, deberían quedarse incluso cuando pase la pandemia, porque permiten pasear más a gusto, con más calma».

Este tiempo veraniego, con un calor poco habitual para estas fechas, ha sido otro factor que ha movido a las playas a miles de personas. En el chiringuito 1 de la playa Nord ayer a mediodía sonaba música rociera, mientras Way, s gerente, daba la bienvenida micrófono en mano a los visitantes. «La gente está como loca por venir a Gandia, sobre todo los propietarios de segundas residencias». Queda la espinita de la reapertura del ocio nocturno, pero Way lo ve difícil hasta que no avance la vacunación.

Los turistas conviven estos días con un dispositivo policial reforzado y que vela por el cumplimiento de las normas anticovid, especialmente el toque de queda.

El Gandia Senator Spa abrió sus puertas el viernes pasado. La cadena andaluza tenía previsto hacerlo este verano, pero el fin de las restricciones les ha animado a aceptar reservas para este mismo fin de semana. Así pues, el flamante hotel de cuatro estrellas superior y 13 plantas, con más de 200 habitaciones, empezó a recibir a sus primeros huéspedes. «Estamos muy contentos», reconoce la gerente, María González, y señala que muchos clientes han confiado en la buena reputación de la cadena para decantarse por el nuevo hotel de Gandia. Con todo, la ocupación este fin de semana es del 60%, ya que también han querido ser precavidos por la pandemia, y para arrancar con todas las garantías. El hotel cerrará unos días, pero a partir del próximo fin de semana ya no parará.

Por otra parte, el emblemático hotel Bayren está lleno. «Los clientes confían mucho en nuestro hotel, en las medidas anticovid adoptadas, y también en Gandia, vienen muy tranquilos», señala su director, Vicente Frasquet. La cadena RH ha mantenido abierto el Riviera este invierno, y en breve abrirá el Bayren Parc y el hotel Gijón, del mismo grupo.

Senator abre su nuevo hotel antes de lo previsto

La cadena tenía previsto abrir en verano pero se animó el viernes tras observar las reservas