Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia teme excesos de la juventud con el alcohol tras la pandemia y propone alternativas

La programación incluye deportes, talleres, juegos o salidas para conocer el patrimonio de la ciudad

Un grupo de jóvenes, de botellón en la playa de Gandia, en una imagen de archivo. | T.Á.C

Después de más de un año en el que la pandemia se ha convertido en un asunto capital para las vidas de las personas, el proceso de vacunación ya permite dilucidar un camino hacia la relativa normalidad en un plazo de tiempo no muy largo.

Eso hace que no sean pocos los que ya planean volver a disfrutar de las cosas que hacían antes de que el coronavirus frenara sus vidas. Unos quieren viajar, otros volver a ver a la familia y abrazar a los amigos y amigas y los hay que lo que más desean salir de fiesta.

Estos últimos, en su mayoría, son los y las más jóvenes y eso preocupa al Ayuntamiento de Gandia. El departamento de Políticas Saludables que gestiona la concejala Liduvina Gil augura que el levantamiento de las restricciones puede llevar a muchos menores a consumir alcohol y otras sustancias de forma descontrolada. Esa es la sensación que se traslada desde la Unidad de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas. A través de las charlas que la sicóloga Ana Peiró realizó en centros educativos se constató que muchos y muchas jóvenes quieren celebrar «a lo grande» el regreso a la normalidad. Y ese «a lo grande» significa ingerir alcohol, consumir tabaco u otras sustancias sin ningún tipo de miramiento. El problema, explica la experta, «está en la tolerancia», que es el límite de alcohol o drogas que el organismo de cada persona puede asimilar sin provocar problemas. «Tienen muchas ganas de salir, porque llevan mucho tiempo encerrados. Han sido meses en los que no han bebido alcohol ni fumado o han reducido mucho su consumo». Esa situación provoca que su organismo, en estos momentos, no esté preparado para absorber las mismas cantidades que podía ingerir antes de la pandemia. «Si consumían cinco copas y no pasaba nada y los efectos empezaban a surgir a la sexta, puede pasar que ahora quieran intentar llegar a ese nivel y, si lo hacen, las consecuencias pueden ser peores tanto para su organismo como para el cerebro. Ese es el peligro», explica Peiró.

Para tratar de evitar que esto ocurra y que, además la diversión sea siempre sinónimo de alcohol y fiesta sin control, el Ayuntamiento de Gandia, el departamento que dirige Liduvina Gil, junto al de Juventud, con Lydia Morant al frente, han preparado una programación de ocio alternativo para los y las más jóvenes.

«Actua Jove» ofrece actividades de ocio saludable y alternativo al consumo de sustancias. Todas son gratuitas y están destinadas a jóvenes de 12 a 30 años. Hay modalidades deportivas, como skate, scooter, rocódromo, deportes en el mar, senderismo. Además, se han organizado otras que son muy llamativas para los jóvenes como el soccerball, paintball o escape room. Además, la iniciativa también incluye talleres para aprender nuevas habilidades y, como una manera de concienciar a los jóvenes sobre el consumo de alcohol, también podrán asistir a la obra de teatro «Delirium». Para fomentar la igualdad y el respeto se han programado actividades de diversos tipos con la temática del Orgullo.

Todas estas actividades tienen objetivos más allá de prevenir el consumo de sustancias. También dan a conocer el patrimonio natural y cultural, deportes alternativos o promover la igualdad y la diversidad, entre otros valores. Cuenta con el apoyo del Consell de Joves.

Compartir el artículo

stats