Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Costas cree que la solución que propone para las playas de la Safor será «definitiva»

El organismo prevé depositar 2,7 millones de metros cúbicos de arena y espera que el proyecto se pueda ejecutar en año y medio

Piedras en la zona del «avión» de la Goleta. | EDUARDO RIPOLL

Piedras en la zona del «avión» de la Goleta. | EDUARDO RIPOLL

Los técnicos de la Dirección General de Costas, organismo dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, creen que la solución propuesta a los alcaldes y concejales de Tavernes de la Valldigna y el resto de playas del sur de la comarca de la Safor que sufren regresión de vertir 2,7 millones de metros cúbicos de arena podría ser definitiva.

Para ello se basan en la premisa de que, al tratarse de una cantidad tan importante de material, lo que permite es que la arena se fije de forma natural allí donde se deposite, impidiendo que el mar se la engulla cada vez que hay un temporal. Esta solución, por tanto, descartaría, al menos por el momento, otras que resultan más intervencionistas como la construcción de espigones en puntos estratégicos para evitar que las corrientes desplacen los sedimentos hacia otros puntos.

Costas no explica, por el momento, el lugar y la forma de la que extraerá tal cantidad de arena para trasladarla tanto a la playa de la Goleta de Tavernes como a las costas de Daimús. Bellreguard, Miramar, Guardamar de la Safor, Piles y Oliva. Aunque fuentes conocedoras del contenido de la reunión que mantuvieron los representantes de estos municipios con la delegada del Gobierno, Gloria Calero, y el director general de Costas, Antonio Cejalvo el miércoles, dicen que el proyecto expuesto pasa por dragar arena del fondo del mar. El único aspecto claro es que, del total de la arena que llegará a la Safor, un millón de metros cúbicos es solo para Tavernes y otros 1,7 para el resto de playas. Desde el organismo recuerdan que se trata de la primera vez que se ofrece una solución «de ingeniería» que puede ser definitiva.

En todo caso, se trata, como ya informó Levante-EMV ayer, de un proyecto a medio o largo plazo. Desde el organismo estatal detallaban ayer que el procedimiento consta de tres fases. La primera es la del diseño del proyecto, que ya está en marcha. De hecho, indicaron las fuentes, el trámite de enviar la documentación al Boletín Oficial del Estado para que lo publique ya se ha realizado y se espera que salga en un plazo de un mes o mes y medio. La segunda fase es la ambiental, donde se tramitarán todos los permisos administrativos en base a los diferentes informes que se elaboren. Por último quedará la ejecución. Costas estima que todo el procedimiento podría estar completo a finales del 2022 o principios del 2023, es decir, entre un año y un año y medio, cogiendo siempre con las debidas reservas este plazo que depende de muchos factores.

De ese modo, el único punto en el que la entidad va actuar de forma urgente de cara al próximo verano es Tavernes de la Valldigna. En principio no se trata de una intervención tan importante como la que se ha hecho en veranos anteriores. Los trabajos consistirán en la retirada de una gran cantidad de piedras y restos de escombros como trozos de tuberías, hormigón y ladrillos, materiales que afloraron tras el temporal Filomena del pasado invierno.

Según explican desde el propio organismo, el origen de estas piedras está en un pedraplén que se ejecutó a finales de la década de los 80, durante el proceso urbanizador de la zona.

Se espera que en las próximas semanas se lleve a cabo la retirada de todos estos elementos, a lo que se sumará una reposición de arena «que acabará de adecuar el perfil de la playa» de cara al verano, según apuntan desde la entidad. Los trabajos. Serán complementarios a la acción natural de la propia playa, que, como estiman desde Costas, «se ha ido recuperando de los temporales, acumulando arena, y está cogiendo el perfil de verano».

Compartir el artículo

stats