Entre 1.000 y 1.200 personas, según los cálculos de la Policía Local, han participado esta mañana en la concentración convocada por el Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna para mostrar el profundo malestar que la ciudadanía tiene con la Dirección General de Costas por los muchos años en los que la playa de la Goleta, situada al norte del litoral, sufre regresión.

El acto ha tenido lugar justo al mediodía en la misma playa de la Goleta y ha contado con la presencia no solo de los representantes públicos del municipio, sino de otras localidades de la comarca de la Safor, especialmente del sur, que también vienen sufriendo desde hace años regresión en sus playas como el alcalde de Bellreguard, Àlex Ruiz. No han faltado los ediles de Compromís, PP, PSPV, Ciudadanos y l'Esquerra de Tavernes. También han acudido la vicepresidenta de la Diputación de València, Maria Josep Amigó, los diputados nacionales Óscar Gamazo, del PP, y Joan Baldoví, de Compromís y el senador nacionalista Carles Mulet.

Cabecera de la manifestación celebrada esta mañana en la playa de la Goleta de Tavernes

El alcalde, Sergi González, ha señalado que "estamos hartos de promesas y titulares de prensa" y ha dicho que lo que quieren los vecinos y las vecinas del municipio es una solución definitiva. También ha recordardo que "hace unos años aquí había decenas de metros de arena" y ha culpado a intervenciones realizadas en puntos al norte de la costa de València de la situación en la que ahora se encuentra la Goleta "con el agua encima de las viviendas", indicaba.

Los representantes de la corporación municipal, la frente de la manifestación celebrada esta mañana