Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Por pedir que no quede

Entre las más llamativas, restaurar castillos o un tren turístico entre Villalonga y l’Orxa

Uno de los proyectos que solicitan desde la Safor

Uno de los proyectos que solicitan desde la Safor

Si la Generalitat quisiera satisfacer todas las propuestas ciudadanas presentadas para ser financiadas en el primer plan de Presupuestos Participativos, que se ejecutará en el año 2022, tendría que poner centenares de millones de euros. Pero como para el territorio de las comarcas centrales, en el que se incluye la Safor, se han consignado 13,7 millones, será necesario descartar lo irrealizable y elegir qué actuaciones se ejecutan en este programa.

Lo que se ha demostrado es que por participación ciudadana no va a quedar, dado que se han presentado una veintena de proyectos, algunos de ellos sorprendentes y otros esperables. Entre los más llamativos figura la propuesta del CEIC Alfons el Vell de Gandia, titulado «Diània, terra de castells», que propone un plan director para recuperar, poner en valor y hacer visitables los castillos medievales de las comarcas centrales. Solo algunas de esas fortalezas milenarias han sido objeto de mejoras en los últimos años, mientras la mayoría se degradan día a día en las crestas montañosas que los acogen.

No menos sorprendente es la iniciativa de la Associació Tren Alcoi-Gandia, que plantea, como un revulsivo turístico, la construcción de un pequeño tren, de diez pulgadas, que recorrería la antigua plataforma ferroviaria entre Villalonga y l’Orxa. Esa actuación, entienden sus promotores, daría respuesta a las muchas visitas que ese espacio natural acoge cada fin de semana y, en parte, vendría a interconectar las comarcas de la Safor, el Comtat y l’Alcoià.

Sin desdeñar estas ideas, hay otras aparentemente más realizables que responden a amplísimas demandas ciudadanas. Ahí se engloba la propuesta para habilitar un «bus exprés» entre las ciudades de Gandia y Oliva, con plataforma reservada y parada en los municipios intermedios y en el hospital comarcal. El concepto de bus exprés pretende ser una respuesta al deficiente servicio de autobús que comunica los dos principales núcleos urbanos de la Safor, y el promotor destaca que funcionaría hasta que se construya y se ponga en marcha el ferrocarril Gandia-Oliva-Dénia, que se reclama desde hace décadas.

A tenor de estos presupuestos participativos de la Generalitat, resulta evidente que entre las principales preocupaciones de los ciudadanos de la Safor figura la movilidad y el transporte. Porque también se encuentra la propuesta de mejorar la conexión entre la Valldigna y Gandia, o entre Tavernes y la estación de ferrocarril situada en la playa, de la misma manera que se reivindica una red eficiente de autobuses en toda la comarca.

En cuanto a infraestructuras viarias, los ciudadanos plantean a la Generalitat el enlace desde la autovía de l’Olleria a la AP-7 y la N-332 o la ronda de circunvalación de la CV-50 en Tavernes de la Valldigna, dos proyectos que ya están en fase de estudio y que costarán decenas de millones de euros.

En cambio no hay expediente administrativo abierto para otro proyecto planteado, del que se habló hace muchos años, como es la conexión de la carretera de les Marines, en Dénia, con el término de Oliva, a través de un puente que salve el cauce del río Molinell.

El uso de la bicicleta aparece en varias de las propuestas ciudadanas. En una de ellas, la más atractiva y ambiciosa, se pide una red ciclista Safor-Valldigna «que uniría todos los municipios» y permitiría los desplazamientos a muchos usuarios que ahora ponen en riesgo su integridad si se atreven a subirse a la bicicleta y circular por algunos tramos.

En esa misma línea va la propuesta del Col·lectiu Oliva 30, que llama a ejecutar un plan de movilidad sostenible, u otra que plantea una ciclovía entre Gandia, Oliva y Dénia.

La inversión para habilitar un parque arqueológico en el Castellar de Oliva, la construcción de una acera peatonal en la carretera que comunica l’Alqueria de la Comtessa también figura en la relación de peticiones.

Como también se puede leer otra muy singular, denominada «la Safor acoge», que llama a financiar un plan para dotar de vivienda a los menores acogidos por la Generalitat cuando cumplan 18 años.

La Generalitat ha abierto ahora el periodo de análisis de esas propuestas, y las que se consideren realizables según las bases de estos Presupuestos Participativos pasarán a la fase de votación, que se desarrollará entre el 9 y el 27 de junio.

Compartir el artículo

stats