Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'glámping' sobre la mesa

La alcaldesa aboga por «encajar» el respeto al medio ambiente con una instalación de turismo sostenible

Un «glámping» de Sunny Resorts en Nazaré (Portugal), similar al que pretende construir en Gandia.   | LEVANTE-EMV

Un «glámping» de Sunny Resorts en Nazaré (Portugal), similar al que pretende construir en Gandia. | LEVANTE-EMV

El concejal de Urbanismo y vicealcalde de Gandia, Josep Alandete, ya ha remitido a todos los departamentos municipales la documentación existente sobre el proyecto del «glámping» que la empresa Sunny Resorts SL quiere construir en la playa de Gandia. Y, obviamente, se han puesto manos a la obra. Porque serán muchos los informes que, desde ahora hasta el final del proceso se requerirán para determinar si se aprueba o no la Declaración de Interés Comunitario (DIC), necesaria para la empresa puede hacer realidad sus intenciones.

Pero ese trabajo no solo se hará en el ayuntamiento. Distintos departamentos de la Generalitat y de la Confederación Hidrográfica del Júcar, un organismo de la Administración del Estado, también serán requeridas antes de determinar la viabilidad o no de un proyecto que, a falta de conocer el presupuesto, supondría, con toda seguridad, la inversión de varios millones de euros y muchos meses de trabajos.

Cuando estén todos esos documentos, que se irán poniendo sobre la mesa a medida que se vayan redactando, el Gobierno local de Gandia también tendrá que pronunciarse políticamente en el sentido de expresar a la Generalitat su opinión sobre si el proyecto del «glámping» es o no positivo para la ciudad y, por lo tanto, si pide a la Conselleria de Política Territorial que lo apruebe o lo deniegue.

El cámping de lujo de la playa de Gandia es, sin duda, una de las actuaciones en materia de turismo más importantes de los últimos años. Y todavía lo es más porque se trata de una instalación que contribuiría a la desestacionalización. Lejos de la idea de las tiendas de campaña por el suelo y personas con mochila, el «glámping» tendría toda clase de servicios, incluyendo casas de madera y espacios de ocio, destinados a ser atractivo durante todos los meses del año.

Otro aspecto a tener en cuenta es que si la Generalitat cuenta con el aval del ayuntamiento y finalmente da el sí a la DIC y permite el cámping, también sería «reversible», dado que la autorización se plantea por un máximo de 30 años. Pasado ese periodo, lo allí construido se tendría que retirar.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, puso en marcha ayer una extensa comisión formada por políticos de todos los partidos y técnicos municipales para situar sobre mesa, «con absoluta transparencia y claridad» los trámites que durante los próximos meses se van a desarrollar para determinar si es posible construir el «glámping» de la playa que ha presentado la empresa Sunny Resorts SL.

El «glámping», como se conoce a esos cámpings de alto nivel, ocuparía 188.000 metros cuadrados situados entre l’Alqueria del Duc y la factoría de Cartonajes Unión, y quien tendrá que determinar si puede ejecutarse sobre esas parcelas es la Conselleria de Política Territorial a través de una Declaración de Interés Comunitario (DIC) que ya está admitida.

La alcaldesa de la ciudad tomó la semana pasada la decisión de constituir esta comisión. Lo hizo después de que surgieran las primeras discrepancias entre los dos grupos del Gobierno local sobre si el «glámping» puede construirse allí.

Porque, como se anunció ayer en el transcurso de esa comisión, el suelo elegido por la empresa, que tiene la calificación de No Urbanizable Común, está sometido a una gran cantidad de afecciones que pueden condicionar su aprobación, e incluso concluir que no se puede desarrollar.

Las parcelas están en una zona de especial protección de aves, en el perímetro de una zona húmeda protegida, al lado de una vía pecuaria que es necesario mantener, en el mapa de zonas inundables de la Comunitat Valenciana y en el más reciente plan de acción de la Generalitat para la protección de la costa, es un espacio sensible para garantizar la calidad de los acuíferos y, finalmente, es zona arqueológica porque se sabe que allí hubo una necrópolis islámica.

Esa larga relación de condicionantes son, al menos de momento, solo eso. Se desconoce si alguno de ellos, cuando se realicen los estudios y análisis necesarios, impedirá desarrollar el «glámping» o si la empresa promotora, en el caso de que consiga la licencia, solo deberá tener en cuenta el cumplimiento de las directrices que se le marquen para no afectar gravemente el medio natural y no destruir los elementos se tienen que proteger.

Al término de la reunión de ayer en el ayuntamiento, respondiendo a esa voluntad de transparencia, comparecieron la alcaldesa Morant y los concejales de Urbanismo, Medio Ambiente y Turismo, Josep Alandete, Alícia Izquierdo y Vicent Mascarell, respectivamente, para trasladar el mensaje común de que, se tenga la idea que se tenga sobre el cámping de lujo, la prioridad será preservar el medio natural y los elementos protegidos.

Morant también reveló que, desde el mes de noviembre del año pasado el Gobierno local conoce verbalmente las intenciones de la empresa promotora, pero no fue hasta marzo pasado cuando se registró el primer documento, un certificado de compatibilidad urbanística expedido por el consistorio.

Si bien ayer los máximos dirigentes de los dos grupos del Gobierno local trasladaron una imagen de unidad, en el sentido de abordar este importante proyecto turístico para buscar el máximo consenso, de sus declaraciones queda claro que, a priori, hay dos visiones. La alcaldesa socialista no ocultó que el «glámping», si es posible construirlo, «encaja con el modelo sostenible que queremos para nuestro turismo», y añadió que desde el ayuntamiento «haremos lo posible para que respeto a medio ambiente y desarrollo turístico encajen».

Josep Alandete y Alícia Izquierdo, de Compromís, pusieron más énfasis en que «el respeto al medio ambiente es uno de los puntos fuertes» del Gobierno local y reiteraron, como ya trasladaron en una nota de prensa emitida hace dos semanas, que «los informes técnicos serán exhaustivamente estudiados», e incluso que también deberá tenerse en cuenta el elevado tráfico que generaría una instalación apta para que residan temporalmente miles de personas.

Soler garantiza su apoyo

También al término de la reunión el portavoz del PP, Víctor Soler, reiteró su apoyo al «glámping», como ya hizo cuando conoció este proyecto. Soler indicó a este periódico que esta comisión especial constituida por la alcaldesa «responde a la presión realizada por el PP» y que su grupo «dará una estabilidad que el Gobierno local no garantiza» para aprobar esta actuación. Porque Soler considera que, al final, sobre el cámping de lujo se visualizará «la división de criterios» existente entre el PSPV-PSOE y Compromís en el sentido de que los primeros estarán a favor y los segundos en contra.

Compartir el artículo

stats