Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asociaciones ecologistas del Fòrum 21 de Gandia rechazan el proyecto del glámping

En la reunión del órgano consultivo ambiental solo el PP salió claramente en defensa del proyecto turístico

Los representantes de varias asociaciones ecologistas y conservacionistas de Gandia y la Safor se han posicionado claramente en contra del proyecto de «glámping» o cámping de lujo, que la empresa Sunny Resorts SL quiere construir en la playa de Gandia. La tramitación ya está en marcha a través de una Declaración de Interés Comunitario que determinará si puede o no ejecutarse.

Las entidades ecologistas se pronunciaron en contra del «glámping» durante la reunión extraordinaria del Fòrum 21 del Ayuntamiento de Gandia, celebrada la tarde del pasado miércoles, según señalaron varios de los asistentes a este periódico.

El Fòrum 21 es un órgano de consulta de aspectos ambientales y de sostenibilidad, no vinculante, del ayuntamiento, y en esa reunión también hubo voces que, antes de pronunciarse, apostaron por conocer primero los numerosos estudios que se van a llevar a cabo antes, incluso señalando que una instalación así resultaría positiva para el turismo de Gandia y para la creación de puestos de trabajo.

Ninguno de los representantes de los dos grupos que integran el Gobierno local, PSPV-PSOE y Compromís-Més Gandia Unida, se posicionó a favor del «glámping». Sí lo hizo, y además pidió que constara en acta, el representante del Partido Popular, Daniel Martí, lo que sitúa a esta formación política como la más vehemente a la hora de defender un proyecto cuya tramitación se augura muy larga.

Aunque después de la reunión el Fòrum 21 emitió un comunicado de prensa señalando que este órgano se posicionaba «en contra del proyecto», con la salvedad del representante del PP que mostró su apoyo, diversas personas que estuvieron en esa sesión negaron tajantemente que se planteara una votación. De hecho, hubo muchas personas, entre ellas concejales socialistas y de Compromís, que escucharon las opiniones de los otros sin expresar públicamente la suya y sin emitir un veredicto sobre el «glámping».

Compartir el artículo

stats