Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Mesa Amat

«Hay que mirar adelante y edificar el presente para seguir creciendo»

El técnico gandiense pide simbiosis con la afición para recuperar la ilusión tras la pandemia El nuevo responsable valora el trabajo de su predecesor en el Angels Vision, Víctor Rubio

Alejandro Mesa.                    | DANI MONLLOR

Alejandro Mesa. | DANI MONLLOR

Alejandro Mesa ya dirigió este pasado miércoles su primer entrenamiento con la mayoría de jugadores del equipo gandiense de la pasada temporada en la Liga EBA. El técnico anuncia que la pretemporada arrancará el 23 de agosto.

¿Por qué ha fichado por el Angels Visión Units pel Bàsquet Gandia?

Una oferta de Gandia es muy difícil de rechazar. Es un club con una gran historia, una afición que lo da todo por el equipo, un proyecto sólido y consolidado y que siempre quieren ir dando pasos hacia adelante para ser mejores. Son exigentes y buscan progresar y eso para mí, que soy una persona metódica y que busca ser mejor cada día, supone un reto y una oportunidad inmejorable en mi carrera. Tienen un proyecto de plantilla joven y muy ambicioso, con unas ganas de trabajar tremendas y en ese sentido estamos en la misma sintonía.

¿Qué objetivos se marca?

Creo que es muy pronto para hablar de objetivos de cara a la temporada que viene. Acabo de llegar y de conocer a parte de los jugadores y ahora es momento de confeccionar la plantilla, hacerla lo más competitiva posible, reforzando los puntos débiles y una vez sepamos qué grupo tenemos, hablar de objetivos clasificatorios. Desde el club me transmiten las ganas que tienen de volver a estar luchando por los puestos de la parte alta y lo que es seguro es que toda la plantilla y cuerpo técnico luchará cada día para llegar lo más lejos posible.

¿Cómo será la plantilla?

Intentaremos hacer los mínimos cambios posibles. Primero porque creo en estos jugadores y segundo porque, si mantenemos el bloque y tenemos una plantilla que ya lleva tiempo jugando junta, esa sintonía se notará desde el primer día y ya tendremos una parte muy importante del trabajo hecho. Soy consciente de que siempre hay bajas, pero buscaremos suplirlas con jugadores que sean mejores e intentar reforzar alguna posición para conseguir tener una plantilla lo más amplia posible.

¿Qué estilo de baloncesto ofrece a la afición?

Si por algo se han caracterizado mis equipos durante estos años ha sido por la solidez y fortaleza defensiva, con una movilidad y dureza de los jugadores que impida jugar con comodidad al rival, fuerce errores y nos permita correr lo máximo posible. A partir de ahí crecer como equipo, buscar un juego alegre primando las transiciones, el movimiento continuo del balón con un juego lo más alegre y vistoso posible. Soy partidario de tener a todos los jugadores implicados, buscar situaciones en las que se pueda castigar al rival desde diferentes opciones y evitar así un juego excesivamente lento y previsible.

¿Le pesará la alargada sombra de Víctor Rubio?

En Gandia se lleva mucho tiempo trabajando con una misma filosofía y es verdad que este cambio puede suponer un impacto en un primer momento. Víctor es un gran entrenador que ha conseguido muchos éxitos, pero eso ya es pasado y ahora toca mirar hacia adelante. Soy una persona autoexigente y trabajadora, vengo de un club con una historia muy grande y en ese sentido estoy habituado a trabajar en esas circunstancias. Ahora bien, siempre he opinado que la historia está bien para recordarla con nostalgia, pero no podemos estar anclados en temporadas anteriores y vivir del pasado. Cada temporada se empieza de cero y nuestro tarea es edificar el presente con un trabajo serio para conseguir dar alegrías y que en el futuro el club siga creciendo. En nuestras manos está seguir escribiendo la historia del UPB Gandia, pero siempre con responsabilidad, seriedad y humildad en el día a día para conseguir alcanzar los objetivos que nos propongamos.

¿Qué mensaje quiere lanzar a la familia del baloncesto en Gandia?

Creo que uno de los principales retos que tiene la sociedad después de este último año tan duro que nos ha tocado vivir es recuperar la ilusión y el baloncesto en Gandia es sinónimo de ilusión. Para el equipo es muy importante sentirse arropado por la gente en los partidos y eso lo han echado en falta esta temporada. Por ese motivo, y tal y como se lo he hecho llegar a los jugadores, nosotros tenemos una responsabilidad enorme porque tenemos que conseguir que la gente se vuelva a ilusionar y vuelva a llenar las gradas del pabellón. Todos somos conscientes de ello y trabajaremos duro cada día, lucharemos cada partido para hacer que la gente que venga a vernos vibre con el equipo y pueda disfrutar de un buen espectáculo. Gandia es un sitio donde se vive el baloncesto muy intensamente, con una gran afición y con la penya Bigotet fiel al equipo en cualquier situación. Es una simbiosis y ambos nos necesitamos, por lo que espero que nos apoyen y confíen en nosotros porque haremos todo lo que esté en nuestras manos para mantener viva la llama de la ilusión en la ciudad.

Compartir el artículo

stats