Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «cheque-consumo» supera sus expectativas al inyectar 2,8 millones de euros en el comercio de Gandia

Empresarios, comerciantes y Gobierno valoran positivamente la iniciativa, que podría repetirse

Una clienta, en una tienda de Gandia haciendo uso del cheque-consumo, el pasado mes de mayo. | J. C

Una clienta, en una tienda de Gandia haciendo uso del cheque-consumo, el pasado mes de mayo. | J. C

La idea del «cheque-consumo», impulsada por el Ayuntamiento de Gandia, ha permitido inyectar en el comercio local 2,8 millones de euros en poco más de un mes. Una cifra sin duda significativa que ha supuesto un balón de oxígeno para muchos de los establecimientos adheridos en un momento realmente complicado por los efectos de la crisis sanitaria. Concluido el periodo para realizar las compras, se ha podido comprobar que el medio millón de euros que puso el ayuntamiento casi se ha sextuplicado en el volumen final de negocio efectivo, gracias a la aportación de los compradores-beneficiarios.

En su conjunto, los ciudadanos que hicieron uso del «cheque-consumo», con un máximo subvencionado de 50 euros, han puesto de su bolsillo 2,3 millones, cifra que incluso supera las expectativas que se habían fijado los promotores. Así, se ha podido comprobar que un pequeño incentivo para reactivar el comercio ha desembocado en una pequeña fiebre de consumo. Tanto es así que ayer mismo el presidente de los comerciantes del Centre Històric, Pedro Izquierdo, calificó esta iniciativa de «éxito absoluto».

Izquierdo compareció junto al representante de la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES), Ramon Soler, y de los concejales de Comercio y Hacienda, Ferran Martínez y Salvador Gregori, respectivamente, para aportar los datos finales de la campaña.

«Hemos conseguido que la gente volviera a consumir», destacó Ferran Martínez tras recordar que han sido 438 los comercios adheridos, que el reparto por sexos ha sido del 60% para mujeres y el restante 40% para hombres o que cerca del 25% de los productos adquiridos corresponden a moda, confección y complementos. Le siguieron, por este orden, los productos de calzado, artículos deportivos, óptica, audiología, ortopedia, perfumería, cosmética y, en el «top ten», también los libros, un hecho que el Gobierno local gandiense ha querido destacar como muy positivo.

El estudio llevado a cabo por el concejal de Hacienda, Salvador Gregori, ha permitido conocer que la mayor parte de los clientes, muy equitativamente repartidos por los distritos de la ciudad, han optado por tiendas del Centre Històric, lo que no hace más que evidenciar que este sigue siendo el «rovell de l’ou» de la actividad comercial de la ciudad.

Ramon Soler, que quiso agradecer el esfuerzo y la colaboración de Caixa Ontinyent para poder desarrollar la iniciativa del «cheque-consumo», también indicó que, aun con algunos quebraderos de cabeza, se ha podido desarrollar de forma ágil, abonando el dinero a los comercios en un periodo muy corto, de entre 7 y 9 días.

Pero el más expresivo, e incluso entusiasta, fue el presidente de los comerciantes del centro de la ciudad. «Paseabas por las calles y estaban llenas de gente, con tres o cuatro personas esperando en las tiendas para comprar», dijo Pedro Izquierdo, quien recordaba que hace tiempo que esas imágenes no se veían en Gandia.

El ayuntamiento, dependiendo de las circunstancias, estudiará si repite con otra edición del «cheque consumo», aunque Ferran Martínez dijo que lo ideal es que el comercio pueda desarrollarse por sí mismo.

De los datos estadísticos que ha arrojado el programa del «cheque-consumo» de Gandia hay uno que no puede pasar desapercibido, por la trascendencia que tiene de cara al futuro desarrollo y la supervivencia de los establecimientos del llamado comercio urbano.

Las que más han vendido también son las más avanzadas tecnológicamente. Es decir, las que disponen de medios telemáticos para ofrecer sus productos y transferirlos a los clientes sin necesidad de que vayan físicamente a la tienda.

Por eso el vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor, Ramon Soler, señaló ayer que del «cheque-consumo» se desprenden dos lecciones fundamentales. La primera, que las tiendas de Gandia tienen que seguir digitalizándose y, en segundo, que para conseguir ese objetivo «el ayuntamiento tiene que continuar ayudando económicamente a dar ese paso».

En eso está el Gobierno local desde hace tiempo. Buena parte de las ayudas que ha distribuido entre los comercios de la ciudad se dirigen precisamente a animar los procesos de innovación tecnológica, no solo en la propia gestión de las empresas, que ya es por sí importante, sino también en la relación con sus clientes. El telecomercio, como el teletrabajo han llegado para quedarse y quien no lo asuma perderá oportunidades para mantener su negocio.

Apenas 3.990 euros se han quedado sin consumir

Del medio millón de euros que el Ayuntamiento de Gandia puso a disposición de sus vecinos para gastarlos en los «cheques-consumo» apenas se han quedado sin utilizar 3.990 euros. Ese dinero, indicaron ayer desde el ayuntamiento, no regresará a las arcas municipales, sino que se entregará a las entidades Cáritas Interparroquial y Cruz Roja de Gandia para contribuir al desarrollo de su actividad asistencial con las personas necesitadas.

Ramon Soler: «El ayuntamiento tiene que seguir impulsando la digitalización del comercio»

La mayor parte de los negocios beneficiarios del programa son los técnicamente avanzados

s.s. gandia

Compartir el artículo

stats