Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río Vaca entre Xeraco y Tavernes se vuelve verde

El ayuntamiento descarta que se trate del alga "moco verde"

9

Un alga cubre de verde la desembocadura del río Vaca entre Xeraco y Tavernes

Los vecinos de Xeraco y Tavernes de la Valldigna no dan crédito al ver la capa de color verde y marrón que cubre el canal de la desembocadura del río Vaca, que separa estas dos poblaciones. Desde hace unos días, los últimos 200 metros de este cauce se han cubierto de una densa y misteriosa capa verde.

Tal como puede verse en las imágenes, el cauce aparece sucio y cubierto de una capa verde que impide ver el agua. Los vecinos desconocen el origen de este fenómeno pero fuentes municipales aseguran que se trata de un fenómeno relacionado con la putrefacción de un alga.

Agua salobre

Según explican desde ambos ayuntamientos, el último tramo del río vaca parece haber sufrido el crecimiento de un alga que crece precisamente en este tipo de agua salobre. Aunque el río lleva caudal de agua dulce, al acercarse a su desembocadura es normal que el agua salada del mar se adentre en él hasta mezclarse con la del río. Es en ese momento cuando el alga coloniza el cauce.

No se trata del moco verde

Según ha podido confirmar este periódico, no se trata del temido moco verde. Detrás de este particular nombre está el alga Didymosphenia geminata, o moco de roca. Es una especie exótica e invasora de agua dulce capaz de recubrir el cauce de los ríos durante kilómetros. Es una diatomea originaria del norte de Europa y América del Norte que vive sobre todo en aguas muy frías, limpias y sin fósforo y que genera grandes biomasas que alteran la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas fluviales.

La inspección al río Vaca parece descartar la presencia de este alga diatomea y apunta a que se trata de un desagradable fenómeno que sucede cada año. El agua salada se mezcla con el agua dulce y entonces se genera un entorno ideal para el crecimiento de un alga que, sin ser el moco verde, cubre de este color el caudal y que finalmente acaba descomponiéndose.

Por el momento la situación parece que no está dañando al ecosistema del río Vaca y que, pese a la capa verde que lo cubre, no se ha detectado fallecimiento de peces o animales en el cauce. Sin embargo, la putrefacción de la capa de algas sí puede comenzar a ocasionar olores.

Una solución inviable que ensuciaría la playa

Una de las soluciones pasaría por aliviar el cauce y abrir las compuertas que ahora mismo lo separa del mar. Sin embargo, la llegada del fin de semana y del periodo estival impide impide que el ayuntamiento opte por esta alternativa dado que toda la suciedad que ahora cubre el río acabaría en la playa.

Compartir el artículo

stats