Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde del Gobierno a ampliar el puerto de Gandia solo hacia el sur

La orden rechaza las alegaciones de los ayuntamientos del sur

Un buque mercante atracado en uno de los muelles del sur del puerto de Gandia, la zona que se va a ampliar. | XIMO FERRI

Un buque mercante atracado en uno de los muelles del sur del puerto de Gandia, la zona que se va a ampliar. | XIMO FERRI

El Ministerio de para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha dado luz verde al Plan Director de Infraestructuras del Puerto de Gandia que, así podría decirse, adopta una solución salomónica sobre las intenciones de ampliar ese espacio a corto o medio plazo.

Como estaba previsto, el ministerio acepta y aprueba el impacto ambiental que supondría la ampliación de los muelles del sur de la dársena, con una nueva plataforma de carga y descarga de mercancías y sus elementos de protección.

Pero, al mismo tiempo, deja sin efecto, a petición del Ayuntamiento de Gandia y de la Autoridad Portuaria de València (APV), la enorme ampliación norte, donde se podría haber ejecutado un gran proyecto con zona deportiva, comercial y de ocio, a modo de club náutico, que se concibió en los años de la fiebre del ladrillo y de las grandes inversiones. A partir de la crisis generada en 2007 esas obras pasaron al olvido.

La decisión ministerial avala la posición del Ayuntamiento de Gandia y, en cambio, rechaza las alegaciones que presentaron los ayuntamientos del sur de la comarca, desde Daimús a Oliva, que solicitaban la retirada de ese Plan Director. Estima el Ministerio de Transición Ecológica que las obras previstas en el mismo «no tendrán efectos significativos sobre el medio ambiente», siempre y cuando se realicen en las condiciones fijadas por la Declaración de Impacto Ambiental que se aprobó en el mes de mayo de 2017.

Fundamentalmente, los ayuntamientos del sur clamaron contra ese Plan Director y los proyectos que incluye por considerar que iba a generar una nueva barrera que habría interrumpido aún más el tránsito de sedimentos en el sentido norte-sur, de manera que sus playas habrían acentuado el proceso de regresión que ya sufren.

Cierto es que, según los técnicos, la mayor parte de ese «efecto barrera» iba a ser causado por la ampliación del puerto en su parte norte, la que ha quedado definitivamente descartada, de manera que también en ese punto se puede hablar de un «mal menor» al que habría tenido la aprobación del proyecto original.

Con este visto bueno, la APV podría iniciar los trámites para una actuación que pretende ejecutar mediante la fórmula de colaboración público-privada y así ampliar el puerto en su zona sur. El ayuntamiento de Gandia así lo desea porque la intención es dotar de más infraestructuras para el tráfico de mercancías a una terminal marítima que es, obviamente, una fuente de actividad económica, de riqueza y de puestos de trabajo.

Compartir el artículo

stats