Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos tercios de los municipios de la Safor están en riesgo extremo

Beniflà, Alfauir, Almiserà, Castellonet y Guardamar, los únicos que no tienen contagios

El hospital Francesc de Borja de Gandia alberga ya casi el triple de pacientes de covid de los que tenía pasada semana. | RAFA ANDRÉS

Empezó a expandirse principalmente por la costa pero la llamada quinta ola ya ha alcanzado en toda su crudeza prácticamente toda la comarca de la Safor. Fruto de ese imparable ritmo de contagios más de la mitad de los municipios ya presentan una Incidencia Acumulada que les sitúa en riesgo extremo. En la última actualización por pueblos de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública se evidencia que la situación de Nueva Normalidadaya es un lujo reservado para unas pocas localidades, pequeñas todas ellas, que aún se mantienen sin contagios. Estas son Benflà, que sigue presentado los mejores registro de toda la comarca con un solo infectado desde hace un año, Alfauir, Almiserà, Castellonet de la Conquesta y Guardamar de la Safor, todos ellos con ningún caso activo en estos momentos.

No pueden decir, lo mismo, en cambio, las 20 localidades que superan la Incidencia Acumulada de 250 casos por cada 100.000 habitantes, que es el umbral a partir del cual un territorio se sitúa en situación de riesgo extremo.

Entre ellas están las tres ciudades más importantes, Gandia, co una IA de 550 casos activos y 417 positivos activos.. Oliva, por su parte, presenta 352 y 82 de contagios activos, mientras que Tavernes de la Valldigna está en 278 y tiene 48 casos activos según las estadísticas de la Generalitat.

El municipio con mayor incidencia actualmente es Miramar, que cuenta con una IA de 1.117 y una treintena de casos activos. Por contra, en el cúmulo de términos municipales que aparecen en rojo granate en el mapa de la conselleria especialmente en la zona de costa, se aprecia claramente una isla, que es Guardamar de la Safor que resiste sin positivos en esta quinta ola.

El resto de localidades en riesgo extremo son Llocnou de Sant Jeroni, Ròtova, Ador, Benirredrà, Barx, Simat de la Valldigna, Beniarjó, Benifairó de la Valldigna, el Real de Gandia, Almoines, Bellreguard, Miramar, Piles, l’Alqueria de la Comtessa, la Font d’en Carròs, Oliva y Potries.

Por su parte, Palmera, Villalonga, Xeresa y Xeraco registran riesgo alto, mientras que Palma de Gandia se sitúa con riesgo medio, con una IA de 58 casos.

Esto provoca que la situación general en la comarca de la Safor haya empeorado mucho desde el pasado viernes. El departamento de salud de Gandia, que engloba además diez municipios de la Vall d’Albaida está en su totalidad tabién en riesgo extremo, como publicaba este periódico el pasado sábado, y ya ha llegado a una Incidencia Acumulada de 477 casos por cada 100.000 habitantes. Suma 304 positivos más y además cuenta con ya 846 casos activos, 242 más de los que presentaba a finales de la pasada semana. El número de fallecidos se mantiene en 280, ya que, por el momento, no se ha producido ningún éxitos en lo que va de quinta ola.

Como ya publicó ayer Levante-EMV, la Generalitat ha vuelto a establecer el toque de queda en la ciudad de Gandia, la única de la comarca con más de 5.000 habitantes que estaba incluida en la lista que el Consell presentó ante el TSJCV para solicitar esa medida. Un paso atrás en la desescalada que significa que no se podrá salir a la calle por la capital de la Safor entre la 1 de la madrugada y las 6 de la mañana, a no ser que exista una causa que lo justifique, al menos hasta el próximo 24 de julio. El objetivo es frenar las aglomeraciones de los más jóvenes.

No solo las personas más mayores sufren con fuerza los envites del coronavirus. Se está demostrando en esta quinta ola, donde el perfil de los contagiados está dejando en evidencia que, aunque en menor medida, el virus también afecta a la población más joven y le puede acarrear problemas.

Lo demuestran las cifras de hospitalizaciones. Si bien hace unos días, aun con muchos contagios, no resultaba preocupante, cada jornada que pasa la situación se está volviendo más complicada.

Según el informe remitido ayer por el centro de salud pública, en el hospital Francesc de Borja de Gandia hay actualmente 12 personas hospitalizadas (la semana pasada acabó con solo cuatro). De estas ya hay tres que se encuentran en un estado más grave, lo que significa que están siendo atendidas en la UCI y las otras nueve están en planta. No se trata de perfil muy jóvenes pero sí de edades comprendidas entre los 35 y los 55 años que en anteriores olas habían supuesto un porcentaje de ingresados menor.

En el hospital de Gandia ya tienen preparado, de nuevo, todo el contingente por si se produjera un nuevo pico de hospitalizaciones. Desde luego, hacía varios meses que no había tantas personas ingresadas por covid. Hubo jornadas, incluso, en las que llegó a no haber ninguna.

En la UCI, de hecho, hacía más de un mes que no había pacientes ingresados y ahora hay tres. Las autoridades insisten en no bajar la guardia.

Las 20 localidades que presentan peor situación

El salto a riesgo extremo de contagio se produce cuando se alcanza una cota superior a 250 casos por cada 100.000 habitantes. En esa situación se encuentran: Gandia, Oliva, Tavernes, Llocnou de Sant Jeroni, Ròtova, Ador, Benirredrà, Barx, Simat de la Valldigna, Beniarjó, Benifairó de la Valldigna, el Real de Gandia, Almoines, Bellreguard, Miramar, Piles, l’Alqueria de l Contessa, la Font d’en Carròs, Oliva y Potries.

La cifra de hospitalizados ya se eleva a 11, tres de ellos en la UCI

El centro Francesc de Borja prepara el dispotivo ante el aumento de contagios

T.Á.C. Gandia

Compartir el artículo

stats