El Ayuntamiento de Oliva, a través del departamento de Turismo que dirige Kino Calafat y Ecovidrio, ha puesto en marcha la campaña Banderas Verdes, una iniciativa que tiene como objetivo galardonar el esfuerzo de la hostelería local y el activismo de los municipios costeros por la transición verde en un contexto marcado por la recuperación de la pandemia por la Covid-19.

Esta edición contará con la participación de 39 municipios de la Comunitat Valenciana, a los que se ha unido el Ayuntamiento de Oliva y 30 establecimientos hosteleros de la localidad.

En 2020, los vecinos de Oliva reciclaron hasta 592.795 kg de residuos de envases de vidrio, lo que supone 23,5 kils por habitante. Con más de 180 contenedores, en la localidad ya hay un iglú por cada 140 habitantes.

Según el concejal de Turismo y Playas de Oliva, Kino Calafat, «es importante participar en estas campañas de concienciación y recogida ya que en el reciclaje todos podemos poner nuestro granito de arena; es un trabajo de concienciación y educación ambiental tanto en la hostelería como en cada uno de los domicilios de vecinos y visitantes».

Entre las localidades que compiten por conseguir esta bandera está también Gandia.

Con el fin de facilitar a todos los hosteleros participantes la separación de envases de vidrio, Ecovidrio instalará nuevos contenedores y entregará a los hosteleros, de forma gratuita, cubos para facilitar el transporte de los residuos de envases de vidrio. Con un equipo humano desplegado por toda la zona, la entidad recorrerá los establecimientos hosteleros para informar de la campaña y fomentar la participación. Además, realizará un control de diario de los volúmenes de llenado para adaptar las rutas de recogida si es necesario.