Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los dos "Soletes" de Gandia

Dos restaurantes de Gandia, Ca Marc y Fusta, consiguen obtener la nueva distinción de la Guía Repsol con la que se premia a los establecimientos hosteleros «con algo especial»

Manolo Peiró, cocinero de Ca Marc, abre las puertas de su cocina a Levante-EMV | LEVANTE-EMV

Manolo Peiró, cocinero de Ca Marc, abre las puertas de su cocina a Levante-EMV | LEVANTE-EMV

Un equipo de expertos en gastronomía de la Guía Repsol ha realizado una selección de 1.000 «Soletes», por todo el territorio nacional. Gandia ha conseguido hacerse con dos de los 55 distintivos otorgados en la Comunitat Valenciana.

La fachada del restaurante Fusta de Gandia, que ha recibido un "solete" | LEVANTE-EMV

«¿Cuántas veces has ido a un lugar y has pensado: verdad que este sitio tiene un no sé qué? Pues eso es un Solete. Locales en los que nada más entrar piensas que habría que darle un premio». Así define la Guía Repsol a su nueva distinción: los «Soletes».

Se trata de bares, restaurantes, cafeterías, chiringuitos, hamburgueserías o tabernas que tienen un encanto único y un toque especial.

En Gandia, el restaurante Ca Marc y el restaurante Fusta han sido los únicos de la ciudad que han entrado en esta guía de «Soletes». Sus menús del día, ingredientes de primera calidad y el trato cercano con sus clientes han sido las características que han permitido que los dos locales luzcan este galardón.

Fusta se encuentra ubicado en la calle de la Puríssima y según la Guía Repsol en este restaurante se puede encontrar «cocina de proximidad con un toque creativo. La cocina abierta permite ver el trabajo honesto de Pep tras la barra. Trabajan con menú cerrado y solo con productores de la zona»-

Y es que una característica clave para conseguir la distinción es «ser honestos y hacerlo bien». No importa que sea un gran restaurante o un pequeño bar con seis mesas, lo fundamental es tener ganas de gustar.

En Fusta el método para las comidas es sencillo, no hay carta para elegir. Hay un menú a la hora de comer y otro a la hora de cenar, con tres opciones para elegir entrante y tres más para el principal. El postre es fijo, sin opciones, y el precio es de 14 euros con bebidas a parte.

Cocina de temporada en Ca Marc

«Atender a poca gente, trabajar bien el producto y poner el corazón en lo que hacemos, eso es lo que nos ha hecho llegar hasta donde estamos, ese es nuestro no sé que especial», asegura, por su parte, Manolo Peiró, cocinero y propietario de Ca Marc, situado en la calle Arquebisbe Polou, en una conversación con Levante-EMV tras haber obtenido el Solete.

Manolo trabajaba como jefe de cocina en la gran hostelería. Pero, cansado del ritmo agobiante y con la llegada de su primer hijo, decidió que era el momento de cambiar su estilo de vida.

«Harto de horarios y de tener gente por encima, decido montarme esto con mi mujer, Yolanda. Creamos un proyecto que nos permite compaginar el trabajo con la crianza de nuestros hijos», afirma.

Manolo y Yolanda abrieron este pequeño local, con solo seis mesas, para cocinar, sin prisas, platos mediterráneos y de temporada. El agricultor es el encargado de seleccionar los productos de su huerta y Manolo, como él mismo asegura, solo manipula el producto. A partir de los alimentos de temporada crea un menú degustación de cinco a siete platos más el postre, a un precio de 25 euros.

El cocinero se encontraba en medio de un servicio cuando le llegó un mensaje felicitándole por su premio, por lo que no le pudo hacer mucho caso. No fue hasta que acabó el turno, cuando se dio cuenta de que su proyecto de Ca Marc había sido galardonado.

Aunque desde entonces, el número de reservas para comer en el local ha aumentado, la crisis sanitaria todavía no ha permitido que Manolo y Yolanda saboreen del todo su premio.

«Nosotros somos un local pequeño y sin terraza. Debido a la pandemia y el miedo a estar en espacios cerrados había bajado el número de reservas. A raíz del premio he notado que han aumentado los clientes, sobre todo para fin de semana o festivos, pero, por la situación sanitaria, ahora solo abrimos de lunes a viernes para comer».

La guía de los premios Solete se actualizará cada cuatro meses para que la gente puede probar y descubrir las últimas tendencias culinarias, de manera que los locales pueden obtener, renovar o perder la distinción.

Manolo Peiró asegura que ellos van a continuar con su forma de trabajar. «Esta es nuestra línea, esto es lo que hago y es lo que me gusta hacer. Lo importante es eso, levantarme cada mañana y hacer algo que me guste. No tengo que cambiar nada, al contrario, nos alegramos de lo que hemos conseguido», sentencia.

Compartir el artículo

stats