Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una tromba aflora otra vez el problema de la Goleta y la avenida de Tavernes

El agua anega de nuevo la principal arteria urbana y se traga la arena vertida hace dos semanas por Costas

A la izquierda, la playa de la Goleta de Tavernes, sin arena, en el punto donde Costas retiró piedras. A la derecha, un coche trata de atravesar una calle anegada. | T.Á.C. / LEVANTE-EMV

A la izquierda, la playa de la Goleta de Tavernes, sin arena, en el punto donde Costas retiró piedras. A la derecha, un coche trata de atravesar una calle anegada. | T.Á.C. / LEVANTE-EMV

No por repetitiva, la imagen deja de ser llamativa. En pleno mes de julio, con toda la maquinaria turística en marcha, una tromba de agua volvió ayer a dejar sin parte de la playa a los vecinos y vecinas de la zona de la Goleta. El asunto es grave porque a principios de este mismo mes los operarios de Costas realizaban una serie de trabajos para intentar que ese punto del litoral aguantara para, al menos pasar el verano. La actuación consistió en la retirada de piedras y el depósito de unos pocos camiones de arena, material que ayer mismo se acabó de engullir el mar.

Un vehículo circula por la anegada venida de la Marina de la playa vallera. | T. Á. C.

En el municipio, tanto la ciudadanía como las autoridades, ya están más que acostumbrados es ta situación pero no por ello deja de indignar y más cuando el asunto ya ha provocado que algunos servicios no se puedan estar ejerciendo como es debido. Por ejemplo, este año no se ha podido instalar chiringuito en la zona y hace unas semanas hubo problemas con el baño adaptado.

Una tromba aflora otra vez el problema de la Goleta y la avenida de Tavernes

Además, el asunto no es nada positivo para los intereses turísticos del municipio, ya que supone perder de forma definitiva parte de su playa cuando aún queda más de un mes de temporada alta de baño.

La situación fue provocada por la impresionante tromba de agua que durante la madrugada y la mañana de ayer cayó sobre Tavernes de la Valldigna. La localidad fue la más castigada por la primera tormenta del verano, al recoger en algunos puntos hasta 100 litros por metro cuadrado, la cantidad más alta de toda la Comunitat Valenciana.

La lluvia dejó en evidencia las dos carencias más importantes de la playa vallera. Porque al margen del dramático estado de la playa de la Goleta, otra imagen familiar volvió a aflorar ayer, la de la avenida de la Marina, principal arteria del casco urbano del litoral, anegada de agua y creando problemas a los vehículos que circulaban por ella.

Este asunto lo debe resolver el colector contra inundaciones, un proyecto que se va ejecutando por fases mientras los problemas en la avenida se siguen produciendo cada vez que llueve algo más de la cuenta.

Actualmente están habilitadas la tubería que transcurre por debajo de la propia avenida y la que se instaló bajo el vial perimetral inaugurado el verano pasado.

Ayer, algunos vehículos, por miedo a quedarse tirados en medio de la balsa en la que se habían convertido algunas zonas, han optado incluso por circular unos metros por encima de las aceras con los coches, con el peligro que ello conllevaba en caso de que alguna persona u otro vehículo pudiera salir de los edificios.

En el pueblo, la tromba también anegó la travesía, dificultando la circulación del tráfico.

Al margen de los registros de Tavernes, otros puntos en los que llovió copiosamente fueron Gandia, con un máximo de 35 litros, Palma de Gandia, con 33 en la urbanización de Marxuquera, o Villalonga, con 21. En Oliva, las precipitaciones apenas dejaron 5,8 litros. Como consecuencia de las lluvias, las temperaturas se han desplomado hasta niveles otoñales, entorno a los 20 grados, con 17,9 en la zona de La Visteta de Barx o 17,5 en la Falaguera.

Compartir el artículo

stats