Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Tribunal de Cuentas condena a Torró a devolver 283.125 euros al Ayuntamiento de Gandia

La sala aprecia una "negligencia grave" del exalcalde del PP por el pago de una factura a Tele7 - El gerente de IPG, Gonzalo Morant, absuelto al considerarse que su acción ya había prescrito

Arturo Torró

El Tribunal de Cuentas ha condenado a Arturo Torró, alcalde de Gandia entre los años 2011 y 2015, a devolver al ayuntamiento que dirigió 283.125 euros, más los intereses generados desde el año 2015, por una factura que ordenó pagar a la empresa Comarques Centrals Televisió. La causa se engloba en ese entramado judicial conocido como Tele7, nombre comercial de una de las dos emisoras a las que el exalcalde entregó más de tres millones de euros en su legislatura para la difusión de programación local.

La resolución del Tribunal de Cuentas señala que, al ordenar el pago de ese dinero a Comarques Centrals Televisió, Torró «adoptó una decisión claramente perjudicial para el interés público sin ajustarse al canon de diligencia cualificado que se le exigía» y, más aún, añade que el político del PP cometió «una negligencia grave» que supuso «un menoscabo efectivo y un perjuicio económico en los fondos de la empresa municipal Iniciatives Públiques Gandia (IPG) y en los del Ayuntamiento de Gandia».

Como ha venido contando este periódico y como ahora acredita la sentencia del Tribunal de Cuentas, Torró no ha podido explicar por qué motivo pagó a Comarques Centrals Televisió esa factura después de que misma empresa le comunicara que rescindía el contrato al no poder cumplirlo.

De hecho el Tribunal de Cuentas abrió este procedimiento de oficio al tener conocimiento del informe de la Fiscalía referido a la causa penal que se sigue por estos mismos hechos. El Ministerio Público aprecia que hay prevaricación, malversación de fondos públicos y fraude a la administración, delitos por los que pide ocho años de prisión y veinte de inhabilitación para el alcalde. El jucio se celebrará previsiblemente entre finales de 2022 y principios de 2023.

De cara a ese procedimiento penal la sentencia del Tribunal de Cuentas supone una advertencia seria para Torró porque esta condena viene a reforzar los argumentos de la Fiscalía y del Ayuntamiento de Gandia, que también está personado en la causa.

Devolución o inhabilitación

Esta sentencia también supone, en cierta medida, truncar toda esperanza de Arturo Torró de seguir en la política activa. Y es importante para alguien que, en los últimos meses, incluso se había postulado para volver a ser candidato del PP a la alcaldía de Gandia en las elecciones de 2023.

A los 283.125 euros que la sentencia obliga a devolver hay que sumar los intereses desde 2015, cifra que podría acercarse a los cincuenta mil euros. Si Torró no devuelve el dinero al ayuntamiento se procedería al embargo de los bienes que puedan estar a su nombre, pero eso también le inhabilitaría para ocupar cargos públicos.

El exalcalde del PP anunció ayer a este periódico que va a recurrir la sentencia. De la misma manera el Gobierno local estudia el texto para determinar si también recurre.

Gonzalo Morant, gerente de IPG, absuelto al haber prescrito la causa

La causa que seguía el Tribunal de Cuentas por el pago de varias facturas por un montante total de 480.000 euros a Comarques Centrals Televisió también afectaba a Gonzalo Morant, quien fue gerente de la empresa municipal Iniciatives Públiques Gandia (IPG) y estrecho colaborador de Arturo Torró durante toda la legislatura en que gobernó. Pero los jueces, a pesar de la petición de la Fiscalía y del Ayuntamiento de Gandia, han eximido de responsabilidad a Morant por considerar que, en su caso, las actuaciones presuntamente irregulares habrían prescrito.

Por ese motivo, y salvo que un eventual recurso presentado por el Ayuntamiento de Gandia fuese estimado por el tribunal, el consistorio no podrá recuperar los cerca de doscientos mil euros, contando intereses, que le reclamaba a Morant.

Anteriormente quedó excluido de esta causa en el Tribunal de Cuentas Javier Reig, otro estrecho colaborador de Torró que actuó en distintos ámbitos de su gestión durante toda la legislatura, tanto en el seno de IPG como en asuntos de alcaldía que se gestionaban directamente desde el ayuntamiento.


Compartir el artículo

stats