Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política a flor de piel en Oliva

El clima de enfrentamiento lleva a los tres grupos de la oposición a abandonar el último pleno. El Gobierno rechaza la acusación de impedir la retransmisión de las sesiones y de censurar la opinión de una concejala

Momento en que los tres grupos de la oposición abandonan, la tarde del pasado jueves, el pleno del Ayuntamiento de Oliva. | LEVANTE-EMV

Momento en que los tres grupos de la oposición abandonan, la tarde del pasado jueves, el pleno del Ayuntamiento de Oliva. | LEVANTE-EMV

La política municipal en Oliva ha tenido momentos tensos, incluso de crispación, que han llegado a incluir denuncias entre concejales de distintos grupos políticos. Pero, a decir verdad, pocas veces como ahora se ha visto un nivel tan preocupante, aun teniendo en cuenta la lógica y saludable discrepancia que debe darse en la acción pública.

Son muchos los aspectos e incidentes que podrían citarse en este contexto, pero una de las mejores imágenes se produjo a eso de la 8 de la tarde del pasado jueves cuando todos los concejales de los tres grupos de la oposición, Projecte Oliva, Partido Popular y Ciudadanos, se levantaron de la silla y, antes incluso de iniciarse el pleno corporativo, abandonaron la sala.

Lo hicieron argumentando falta de transparencia y actitudes antidemocráticas por parte del Gobierno local, unas acusaciones rechazadas por la otra parte, los grupos políticos de Compromís y PSPV-PSOE.

Resumiendo la situación, el día anterior, durante el pleno extraordinario de aprobación del presupuesto de 2021, la difusión por streaming salió mal. El audio se podía seguir, pero no así las imágenes, de manera que los portavoces de esos grupos se quedaron sin su tribuna pública para que los ciudadanos pudiesen conocer su opinión sobre las cuentas municipales de 2021. Porque, encima, a la sesión no podía entrar nadie en cumplimiento de las normas sanitarias.

Al día siguiente, jueves, durante otro pleno ordinario, el portavoz de Ciudadanos, Pepe Salazar, quiso tomar la palabra para recriminar al Gobierno local el fallo técnico del día anterior, pero el alcalde, David González, una y otra vez le reiteró que para hablar de eso todos los concejales disponían de un turno de palabras en el apartado de Ruegos y Preguntas y que la sesión debía iniciarse. Salazar no se dio por enterado y trató de pedir explicaciones por lo ocurrido con la retransmisión del pleno de presupuestos, de manera que González le llamó la atención en dos ocasiones. El portavoz de Ciudadanos amenazó entonces con abandonar la sala, una decisión que mantuvo y que acabó cumpliendo.

Indignados con lo ocurrido, primero el portavoz del PP, Salvador Llopis, y después la de Projecte Oliva, Yolanda Pastor, mostraron su solidaridad con Salazar y todos los concejales se fueron. El pleno siguió así únicamente con los representantes de Compromís y PSPV-PSOE, que integran el Gobierno local.

Ayer viernes se sucedieron los comunicados de condena y de explicaciones por una y otra parte. En esencia, los grupos de la oposición aluden a un comportamiento autoritario y antidemocrático por parte del Gobierno, mientras que en las filas de Compromís, y también entre los socialistas, indican que no había motivo alguno para abandonar el pleno y que en el turno de Ruegos y Preguntas todos habrían podido entrar en la cuestión de fondo, que era la dichosa mala transmisión del pleno de presupuestos.

Según señaló ayer el alcalde, lo que más duele es que se acuse a los grupos que gobiernan de maquinar para que la imagen de la sesión corporativa fuese defectuosa, algo que González no solo niega, sino que recuerda que todo el video se cuelga posteriormente en la web municipal para que cualquier ciudadano lo pueda visualizar.

El mensaje «eliminado»

En el ambiente también flotó otro incidente, en este caso ocurrido con el facebook municipal. El portavoz del PP, Salvador Llopis, pidió «que se acaben las formas dictatoriales» porque un comentario de la concejala Silvia Mena, también del PP, desapareció de esa página institucional a pesar de que no faltaba el respeto a nadie, y acusó al Gobierno local de actuar «como la policía del régimen».

En respuesta a ese incidente, el alcalde explicó que el concejal de Comunicación, Josep Escrivà, se encargó de investigar qué había ocurrido con el comentario de Mena, y la conclusión fue que nadie había cometido un acto de «censura». Tan es así que el ayuntamiento restituyó el texto desaparecido y ha pedido explicaciones a Facebook por si fueron los administradores de esta red quienes lo retiraron y por qué motivo.

Compartir el artículo

stats