Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ocupación del hospital se dispara al 83,3% por la covid y el aumento de población del verano

La situación ha obligado a doblar habitaciones

Dos sanitarias 
atienden a un
paciente en la UCI.  levante-emv

Dos sanitarias atienden a un paciente en la UCI. levante-emv

El hospital de Gandia roza el límite. Probablemente nadie esperaba que a estas alturas del mes de agosto el centro de referencia de la comarca de la Safor y parte de la Vall d’Albaida tuviera que sacara la calculadora, escuadra, cartabón y regla para reorganizarse y evitar el colapso.

La inesperada quinta ola de la covid, con su consiguiente aumento de casos positivos y que mantiene a algo más de una veintena de personas ingresadas entre la planta y la UCI, sumado al aumento de atenciones que se produce por lo general en los meses de verano debido al incremento de población, ha provocado que el centro tenga una ocupación ahora mismo de más de 83%.

Esta situación ha obligado a la dirección a tomar algunas decisión. Entre ellas, se ha optado por doblar habitaciones, es decir, a colocar dos camas en un mismo habitáculo para poder dar cabida al gran número de ingresos que se están produciendo en los últimos días por todo tipo de patologías. Esta circunstancia no se producía desde la tercera ola, el pasado mes de enero, cuando el centro tuvo que doblar habitaciones covid para poder albergar a todos los pacientes que padecían esta enfermedad. Es cierto que actualmente solo hay dos habitaciones dobles, pero ese número podría aumentar si no se relajan los ingresos en los próximos días.

El hospital Francesc de Borja de Gandia, desde que abrió en su nueva ubicación, el polígono Sanxo Llop, siempre ha apostado por la habitación individual, algo que permite mayor comodidad al paciente y una mejor atención, por lo que el hecho de que ahora se estén doblando camas supone una muestra de la alta presión hospitalaria. Todo cabe decirlo, las instalaciones están perfectamente preparadas para esta contingencia excepcional.

En este momento hay 244 habitaciones ocupadas, con 246 camas de hospitalización con pacientes. El centro tiene capacidad para 295, lo que significa un porcentaje de ocupación del 83,3%, muy por encima de que suele ser habitual según reconocen fuentes consultadas por este periódico.

La principal preocupación en estos momentos está en las salas de medicina interna, que están todas prácticamente al cien por cien, lo que obligará a utilizar plantas destinadas a otras especialidades para ingresar a pacientes con patologías generales.

Por lo que respecta los ingresos por covid, la situación se mantiene en los mismos niveles que los últimos días. En estos momentos hay 24 personas, de las que tres se encuentran en la UCI y las otras 21 en las plantas destinadas a pacientes aquejados por esta enfermedad.

El pasado fin de semana, el centro ya se vio obligado a cerrar la planta de Traumatología para destinar al personal de Enfermería a otras salas. La actividad quirúrgica ha retomado la normalidad.

Aunque definitivamente se ha invertido la tendencia de los contagios de covid en la comarca de la Safor, el ritmo de bajada no tiene nada que ver con el que hace unas semanas registraba en dirección contraria, es decir, de subida.

El departamento de salud de Gandia acumula ya tres días con un descenso de la incidencia. En la actualización de la Conselleria de Sanitat de ayer, se situaba en los 669 casos por cada 100.000 habitantes, cuando el pasado viernes estaba en 706, lo que supone una diferencia de 37 puntos menos.

La comarca, en todo caso, sigue en riesgo extremo y presenta 1.186 casos activos en estos momentos, una cifra ligeramente inferior a la de hace tres días. En cambio se han incrementado de forma sustancial los nuevos ingresos, que pasan de 14.276 del pasado viernes, a los 14.610 registrados en la actualización de ayer, una diferencia, por tanto de 334 nuevos positivos confirmados a través de pruebas PCR o de antígenos.

Si se observa el mapa comarcal, el rojo del riesgo extremo ya no lo domina todo. En la última actualización hay algunos municipios que ya han salido de esa situación, como Simat de la Valldigna, que se sitúa en riesgo medio, con 90 casos por cada 100.000 habitantes. En riesgo alto se encuentran Barx, Palma de Gandia y Llocnou de Sant Jeroni, mientras que en nueva normalidad, es decir, sin contagios, se mantienen Beniflà, Alfauir, Almiserà, Castellonet de la Conquesta, Guardamar de la Safor y Ròtova.

Tres de los cuatro municipios con toque de queda siguen bajando la incidencia. Xeraco, en cambio, la aumenta, al pasar de 524 a 576 casos por cada 100.000 habitantes.

La incidencia baja, aunque de forma lenta en la comarca

Seis municipios están en situación de nueva normalidad, dos en riesgo medio y uno en bajo

T.Á.C. Gandia

Compartir el artículo

stats