Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consolidan un botellódromo de fin de semana en un bancal de Palmera

La ubicación, idónea, les permite huir con facilidad antes de que llegue la policía

Botellas de bebidas alcohólicas y de refrescos para combinar en el huerto de Palmera donde se celebran botellones. | LEVANTE-EMV

Botellas de bebidas alcohólicas y de refrescos para combinar en el huerto de Palmera donde se celebran botellones. | LEVANTE-EMV

Primero eran unas pocas personas, después el número de participantes fue incrementándose, y este pasado fin de semana ya eran cerca de doscientos jóvenes, algunos de ellos extranjeros, los que han conseguido convertir un huerto situado en el término municipal de Palmera, muy cerca del polígono industrial de Miramar, como espacio en el que reunirse, poner música y beber alcohol hasta la madrugada. Un auténtico «botellódromo».

Gomas del goteo del huerto destrozadas por los jóvenes. | LEVANTE-EMV

Lo han denunciado propietarios afectados, que sufren destrozos en plantones de naranjos, en las instalaciones del riego a goteo y en las naranjas, todavía verdes, que algunos de los participantes en los botellones echan por los suelos. Además, denuncian la presencia de orines, excrementos, basura, mascarillas y los restos de botellas, envases y plásticos que tienen que retirar todos los fines de semana.

Ni siquiera las intervenciones policiales que se han producido han podido acabar con las concentraciones en este bancal convertido en botellódromo, y los propietarios denuncian que, pese a su insistencia, no han conseguido que la Policía Local o la Guardia Civil pongan coto a un problema que se repite un fin de semana tras otro.

En realidad, las fuerzas de seguridad sí que han actuado. Al tener conocimiento de lo que ocurría, agentes de la Guardia Civil del puesto de Oliva y de la Policía Local de Palmera han estado en ese lugar durante los botellones, pero el problema es que los jóvenes concentrados han sabido elegir el punto y detectan con mucha antelación la presencia de las fuerzas de seguridad. Cuando les ven aparecer, huyen con facilidad a través de los campos, de manera que, según apuntan desde el Ayuntamiento de Palmera, se ha podido identificar solo a quienes aparcan sus coches en las calles del polígono de Miramar. Para todos ellos ahora se seguirá el trámite habitual para formular las denuncias.

Un problema muy extendido

El bancal de Palmera es solo uno de los puntos donde se han detectado botellones. Lejos de ir a menos, la práctica de adquirir bebidas alcohólicas y consumirlas en la calle sigue muy extendida, y en los últimos fines de semana han afectado a municipios limítrofes con otros que han estado sometidos a toque de queda nocturno, como Gandia y Oliva.

Como en Palmera, vecinos de la playa de Daimús denunciaron la presencia de jóvenes que, a partir de la 1 de la madrugada, llegaban desde la vecina Gandia para organizar sus propias «fiestas» de fin de semana.

Compartir el artículo

stats