Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "lledoner d’Ador" entra en cuidados intensivos

El «reventón térmico» del 15 de agosto arrancó dos grandes ramas del árbol monumental situado junto al Serpis. Técnicos de la Generalitat revisan los daños y recomiendan medidas

La mayor de las ramas arrancadas por el viento el pasado 15 de agosto y, a la derecha, los técnicos de la Generalitat, con la alcaldesa de Ador, durante la inspección realizada. levante-emv

El «reventón térmico» que, en forma de fortísimos vendavales, azotó buena parte de la Safor la tarde del domingo 15 de agosto causó numerosos problemas en muchos municipios, afortunadamente sin consecuencias irreparables, pero también arrancó, literalmente, una parte del patrimonio natural de Ador, del conjunto de la Safor y del resto de la Comunitat Valenciana.

El «lledoner d’Ador» entra en cuidados intensivos

Porque aquellas rachas, que en la playa de Gandia llegaron a provocar la caída de la noria del parque de atracciones Gandilandia, seccionaron dos grandes ramas del «lledoner (almez) de Merlich», un enorme ejemplar que el Ayuntamiento de Ador incluyó en 2016 en el Catálogo de Árboles Monumentales y Singulares y, por lo tanto, protegido.

El suceso no ha pasado desapercibido. El consistorio comunicó los daños a la Conselleria de Medio Ambiente, que el martes de esta misma semana envió a dos técnicos para revisar el «llidoner».

Tras el diagnóstico de los técnicos la alcaldesa de la localidad, Manela Faus, ha explicado que la vida del árbol no corre peligro, pero que la Conselleria de Medio Ambiente sí que ha dado una serie de recomendaciones para preservar este bellísimo ejemplar situado en una parcela privada junto al cauce del Serpis, a poca distancia del vecino municipio de Potries.

En primer lugar, los especialistas determinaron que el terreno presentaba un deficiente grado de humedad, lo que habría podido contribuir a la rotura de las dos ramas, de manera que, desde el mismo martes, se ha procedido a abrir una vía de agua de riego que desemboca en una balsa pegada al tronco, con lo que se consigue que filtre lentamente y llegue a las raíces. Esa acción se mantendrá en el futuro durante los periodos secos.

En segundo lugar, y tras retirar la más grande de las ramas rotas que se desprendió por completo del tronco, los técnicos procederán a retirar la otra, de menores dimensiones, que no se rompió del todo, cuidando el proceso para no causar más daños. Y, finalmente, los técnicos de la Generalitat han recomendado que se estudie algún tipo de sujeción en las ramas más oblicuas con el fin de garantizar que futuros vendavales no causen fracturas.

La Conselleria de Medio Ambiente se interesó en enviar a los técnicos, en realizar el diagnóstico y en trasladar las sugerencias de tratamiento para el «lledoner», pero los cuidados correrán a cargo del Ayuntamiento de Ador, interesado en preservar este bello ejemplo del patrimonio natural de la comarca, que, además, ha visto incrementadas las visitas desde que se incluyó en el catálogo valenciano de árboles singulares y monumentales.

El mayor ejemplar de «Diània» y de la Comunitat Valenciana

Se sabía desde hace años, porque así lo dejó escrito el gran Joan Pellicer, que el «lledoner de Merlich» constituía el ejemplar de su especie más grande del territorio que él bautizó como «Diània» y también de toda la cuenca del río Serpis. Pero ahora los técnicos de Medio Ambiente de la Generalitat amplían el protagonismo de este árbol y señalan que, al menos entre los catalogados, se trata del almez más viejo de toda la Comunitat Valenciana, un argumento más para destinar un momento a su contemplación. El árbol, cuyo tronco está semioculto tras la pared de una balsa, tiene una altura de 23,50 metros, un diámetro máximo de copa de 24,30 y un perímetro de tronco de 5,77. La edad no ha podido ser determinada, pero podría rondar los trescientos años. El informe técnico que llevó a catalogarlo y protegerlo destacaba «las impresionantes medidas» y la evidencia de que se trata «de unos árboles más grandes de la Comunitat Valenciana».

Compartir el artículo

stats