Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una medalla de oro dirigida por videollamada

Kim López es campeón paralímpico y bate otro record mundial siguiendo las indicaciones de su entrenador a través del teléfono móvil

López, en el concurso en el que ganó el oro con record mundial. | CPE

De la medalla de oro en lanzamiento de peso, con nuevo record mundial incluido, de Kim López en los Juegos Paralímpicos de Tokyo en la madrugada del pasado sábado está casi todo dicho, salvo que el deportista valenciano de Silla triunfó siguiendo las indicaciones de su entrenador, el gandiense Juanvi Escolano, a través de las videollamadas de un teléfono móvil. Escolano no pudo estar presdencialmente en la capital japonesa por motivos familiares, pero, tanto en los entrenamientos previos como en la competición, estuvo permanentemente en contacto con sus atletas.

Levante-EMV quiso conocer ayer la «trastienda» del éxito del lanzador de peso de la Academia del Club El Garbí en boca de su propio entrenador. Escolano relata que «utilizamos el móvil de Héctor Cabrera, que también disputaba la prueba de peso». El teléfono lo sostenía uno de los técnicos de la delegación paralímpica española «que me iba ofreciendo los lanzamientos de Kim y también del propio Héctor», que finalmente fue séptimo.

Después de cada uno de los intentos, añade Juanvi Escolano, «los atletas se ponían al teléfono y yo les daba mi valoración técnica para intentar corregir y mejorar. Aunque suene raro, así lo hicimos y la verdad es que el resultado fue óptimo».

Dice Escolano que, tras el primer intento de Kim López, que resultó nulo, y uno muy bueno que realizó su principal rival «él estaba un tanto inseguro, pero hablamos y en el segundo, tras lanzar hasta los 16,81 metros, ya me di cuenta de que lo tenía todo encarrilado».

Fue en el quinto intento cuando Kim batió el record del mundo que él mismo poseía (17,04 metros) y aseguró la medalla de oro. El sexto y último salió nulo por muy poco, pero el peso estaba a casi 18 metros.

Tras ese quinto lanzamiento que al final fue el que le dio el título de campeón paralímpico, «ya no volvimos a comunicarnos hasta tres horas después», desvela Escolano. «Lo dejé tranquilo, celebrando el oro con Héctor y recibiendo las felicitaciones de sus rivales, si bien le envié un whatsapp para darle la enhorabuena. Cuando volvimos a hablar ya celebramos el éxito, coincidiendo los dos en que el objetivo era ganar el oro y que el record mundial podía esperar. Aun así, pudo con todo y con más que podrá porque está preparado para lanzar muchísimo, quizá hasta casi los 18 metros», confiesa.

Escolano se congratula del gran éxito de uno de sus muchos atletas, destacando felicitaciones recibidas de parte de deportistas españoles ilustres, como Rafa Nadal, Pau Gasol o el twit de la Casa de su Majestad el Rey, de la ahora ministra y exalcaldesa de Gandia, Diana Morant, o la del actual alcalde, José Manuel Prieto.

Tras la prueba de Kim López, ahora todavía tienen que competir Míriam Martínez, mañana día 1 de septiembre, también en lanzamiento de peso, y el jueves día 2, el olivense Héctor Cabrera en lanzamiento de jabalina. Escolano desea que ambos sigan la estela victoriosa de Kim López, pero sabe que es muy complicado obtener tan buenos resultados en la élite mundial.

Míriam, a la que entrena la también gandiense Ainhoa Martínez, y Cabrera, también pupilo de Escolano, están entrenando «vía móvil» con sus técnicos y competirán recibiendo instrucciones por el mismo sistema.

Compartir el artículo

stats