Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasión por el voleibol en el Grau de Gandia

El Colegio Joan XXIII impulsa un proyecto para captar e iniciar en este deporte a niños y niñas de 5 años

Alevines, benjamines y los pequeños del proyecto «Joan XXIII 2016» con las infantiles y cadetes monitoras.

El Grau de Gandia respira voleibol por los cuatro costados. En el colegio Joan XXIII se han iniciado los entrenamientos de las categorías inferiores dos semanas después de que arrancará la pretemporada de los equipos federados de infantiles y cadetes.

El comienzo no ha podido ser más ilusionante, ya que, pese a no estar las clases en marcha, han sido medio centenar de niños y niñas los que se presentaron el pasado lunes en la Pista Paola Martínez del centro educativo grauero para volver a disfrutar de su pasión por el balón de voleibol.

Y este es un dato que ilusiona mucho a los responsables del club, que para este nuevo curso deportivo de competición han decido impulsar un ambicioso proyecto de futuro bajo la denominación «Joan XXIII 2016», en el que se pretende iniciar en el voleibol a alumnos y alumnas a partir de los 5 años.

Objetivos

Esta iniciativa busca, en primer término, captar a más jugadores y jugadoras desde edades tempranas para que, mediante actividades de juego y de psicomotricidad, vayan poco a poco sumando conocimientos de voleibol y adquiriendo el gusto por este deporte. En segundo lugar, se pretende cubrir el hueco que los responsables políticos han dejado en la etapa de infantil, ya que estos jóvenes llevan desde el inicio de la pandemia sin recibir clases de psicomotricidad de manos de los especialistas en la materia, mientras que el tercer objetivo sería que las actuales jugadoras infantiles y cadetes del club se puedan formar como futuras entrenadoras enseñando a los más jóvenes.

Así pues, se puede concluir que, con estos dos primeros días de entrenamientos y la avalancha de petición de inscripciones recibidas, (van camino de las 50 ,) que el presente y futuro del voleibol del Grau es esperanzador e ilusionante.

Compartir el artículo

stats