Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tecnología punta al servicio de la sanidad

El Francesc de Borja atiende 6.500 pacientes de este servicio al año

Un paciente se identifica mediante huella dactilar. | LEVANTE-EMV

La tecnología está para ayudar a las personas. Es una de las afirmaciones más utilizadas cuando se quieren alabar los avances técnicos. Y en ese plano no hay mejor aplicación para ponerlo a prueba que la sanidad.

Y el hospital de Gandia, desde que abrió sus puertas en el polígono Sanxo Llop en 2015 no ha querido dejar pasar el tren de utilizar las tecnologías para ponerlas al servicio de la asistencia médica.

El último ejemplo es el nuevo sistema que se ha instalado en el servicio de diálisis, que permite el registro e identificación informatizada de los y las pacientes desde el mismo momento que entran por la puerta. El centro de Gandia ha sido elegido para realizar la prueba piloto y, en base a los resultados, instalarlo en hospitales de toda España.

El sistema identifica a los pacientes a su llegada a la sala mediante huella digital. A continuación, el usuario se pesa en una báscula integrada y se le toma la temperatura. Estas variables se registran directamente en la sesión de diálisis a la que va a someterse, de modo que no es necesario apuntarlas a mano ni utilizar tarjetas identificativas.

Esa información se integra en un software y, a continuación, los profesionales médicos y de enfermería la validan para dar inicio a la sesión de hemodiálisis.

Este nuevo proceso informatizado sustituye al anterior trabajo de las profesionales de enfermería, que lo realizaban a mano, con lo que se logra minimizar errores de transcripción de datos a la vez que se preserva mejor la confidencialidad del paciente.

Otra de las ventajas es que los facultativos pueden pautar y monitorizar el tratamiento desde sus respectivos puestos de trabajo. La información se transmite digitalmente a unas tabletas que se conectan a la red mediante wifi para su revisión por parte del personal de enfermería y se envía a los monitores de diálisis en cada sesión.

El software registra y almacena todos los datos de cada sesión automáticamente para el seguimiento y procesamiento online de los mismos, lo que permite adelantarse a posibles complicaciones propias de la diálisis.

«Los pacientes de diálisis no son pacientes ingresados, sino ambulatorios, por lo que no cuentan con el sistema de identificación y registro que sí que tiene una persona hospitalizada, de modo que este sistema nos facilita mucho esa tarea, además de agilizar trámites y facilitar la asistencia», destacaba el responsable de la Unidad de Diálisis del hospital, el doctor Andrés Antolín. El hospital Francesc de Borja realiza más de 6.500 diálisis al año.

Solo un paciente ingresado en la UCI por covid

Un total de siete pacientes siguen ingresados en el hospital Francesc de Borja de Gandia aquejados por covid. La ocupación, por tanto, es menor que la que se registraba el pasado viernes, cuando había nueve. El dato más positivo es que los ingresados en la UCI cada vez son menos. En estos momentos, según el dato ofrecido ayer, solo hay una persona que está siendo atendida en el servicio de pacientes que presentan una evolución más grave de la enfermedad provocada por el coronavirus.

Compartir el artículo

stats