Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Els ‘pardals’ del glamping

Els ‘pardals’ del glamping

La historia es la siguiente. Un inversor privado ofrece construir en Gandia un camping moderno, con una oferta más que atractiva, que contempla, además de lo habitual, un parque acuático, gimnasios y salas de coworking. Desestacionalización y turismo de calidad en estado puro.

Al inversor se le recibe y sabe que la zona donde quiere llevar a cabo su proyecto necesitará de una Declaración de Interés Comunitario (DIC) por parte de la Generalitat que establecerá modificaciones al mismo para que sea compatible con toda normativa. Tranquilos todos, animales y humanos.

El proyecto recibe el visto bueno con matices de los técnicos municipales en los preceptivos informes. Los partidos políticos se posicionan y una amplísima mayoría de los representantes políticos lo respalda. 21 de 25. Todos menos los 4 de Compromís Més Gandia Unida.

En otras circunstancias el rechazo de los nacionalistas a un proyecto de este tipo sería tradicional y anecdótico, pero resulta que forman parte del Gobierno que, si bien no tiene la última palabra -la tiene la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad- sí debe dar seguridad y confianza a los inversores privados. Porque hoy quieren invertir en turismo y mañana lo pueden hacer en sanidad. Pero los seres humanos vamos con más alegría a los lugares donde sabemos o intuimos que vamos a tener una buena acogida. Porque aunque algunos no crean los inversores son seres humanos con su corazoncito.

Gandia tiene la suerte de ofrecer playa, montaña y marjal en apenas 8 kilómetros. Y debe explotar ésta oportunidad si de verdad cree en el turismo sostenible. Eso sí, con todas las reservas medioambientales. No sea que algún ave animal o política no pueda vivir feliz por culpa de un nuevo camping. O que migre de lo técnico a lo alto de una lista gracias a la medalla de un «no al glamping».

El turismo de camping es una opción consolidada. Ya no solo para los visitantes extranjeros. Cada vez son más los nacionales que prefieren disfrutar de sus vacaciones en entornos naturales. Los campings de la Comunidad Valenciana han recibido a casi 700.000 personas entre enero y agosto, un 94,7% más que en 2020. En cuanto a las pernoctaciones fueron 4,8 millones, lo que representa un incremento del 43,9%.

Gandia no debe ni merece perder una oportunidad así. Un centenar de puestos de trabajo directos y muchos más indirectos están en juego. Que las elecciones son a mitad de 2023. No se estresen ni nos estresen. Por favor y gracias.

Compartir el artículo

stats