Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un trato especial para la Colegiata

El alcalde de Gandia y el abad de la Seu escenifican ante el altar mayor el convenio de 60.000 euros en cuatro años El templo creará un circuito turístico con códigos QR para facilitar las visitas en silencio y no perturbar el uso religioso

José Manuel Prieto y Ángel Saneugenio, en el centro, en el momento de firmar el convenio. | LEVANTE-EMV

Normalmente el Ayuntamiento de Gandia firma en los despachos de la Casa Consistorial los convenios que aprueba con entidades, asociaciones y otras administraciones, pero con el de la Colegiata de Gandia los actores han querido darle un carácter muy especial. Porque no es habitual la escenografía que se vio el lunes pasado. El alcalde, José Manuel Prieto, y el abad, Ángel Saneugenio, juntos en una mesa situada ante el altar mayor de la Colegiata, que ese día acogía un retrato de san Juan XXIII, el llamado «papa bueno», por ser su festividad. Y, al lado de Prieto y Saneugenio, en una mesa separada, el funcionario municipal que certificaba el acto.

Así se firmó el convenio que permitirá, durante los próximos cuatro años, la entrega de 60.000 euros del ayuntamiento a la Colegiata para establecer formalmente un horario de visitas y, al mismo tiempo, consolidar la celebración de determinados actos culturales que ya se venían celebrando en su interior, generalmente conciertos de música. Esos actos, según consta en el acuerdo, no pueden contravenir la doctrina y moral de la Iglesia.

Con esos 15.000 euros al año durante los próximos cuatro ejercicios, la Colegiata se compromete a facilitar las visitas al templo, que es el edificio gótico más notable de la ciudad, especialmente entre las 10 y las 11 de la mañana y las 6 y las 8 de la tarde, cuando no hay celebraciones litúrgicas.

Según ha explicado la Colegiata a través de un comunicado, el convenio incluye la obligación de crear un circuito turístico, con las debidas explicaciones de la historia, estructura y elementos que se pueden ver, mediante un código QR. Así, mediante la información recibida directamente en los teléfonos móviles, los visitantes colaborarán en mantener el silencio en el interior de un templo que, obviamente, sigue teniendo en el culto católico su principal razón de ser.

La Colegiata ha señalado que los ingresos económicos derivados de este convenio irán destinados al mantenimiento, y no a obras de restauración, porque de eso ya se encarga la Fundación con todos los patronos implicados. Los 15.000 euros anuales se sumarán a los ingresos por donativos, aranceles y colectas que realizan los fieles.

Tras firmar el acuerdo el abad Saneugenio recordó que, en la gestión de un edificio tan grande y con tantas necesidades, se precisa mucho dinero y añadió que el acuerdo con el ayuntamiento «es un hecho real de una colaboración auténtica».

Por su parte, el alcalde Prieto consideró que esta aportación económica municipal es «necesaria», y más aún «en el contexto del Año Jubilar de San Francisco de Borja» porque permite conservar y mantener uno de los elementos patrimoniales más importantes de Gandia». Prieto concluyó deseando que «este sea el primer paso de otros muchos acuerdos y acciones de colaboración».

Compartir el artículo

stats