Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un congreso de candidatura única sitúa a Rafa Ferrer al frente de Més Gandia

La dirección, afín a Àgueda Micó, es de continuidad

Rafa Ferrer, en el centro, con el resto de integrantes de la nueva dirección de Més Gandia. levante-emv

Relevo plácido en la agrupación local de Gandia de Més, el partido político que hasta hace poco se denominaba Bloc y que es el principal afluente de Compromís. El congreso celebrado el viernes por la noche dio el visto bueno, por unanimidad, a la única candidatura que se había presentado, en la que, como secretario local, figura Rafa Ferrer, asesor del Grupo Municipal de Compromís Més Gandia Unida en el Ayuntamiento y hombre afín a la dirección nacional del partido que dirige Àgueda Micó.

El cónclave de la formación valencianista es, de hecho, de absoluta continuidad con la dirección anterior, al frente de la cual estaba Ivà Bonet, que ahora asume la portavocía de esta formación política que, junto al PSOE, integra el Gobierno local de Gandia.

Además de Ferrer y Bonet, la ejecutiva, que asume un mandato de cuatro años, está formada por Esther Sapena (secretaria de Organización), el exconcejal Facund Puig (Finanzas), Raül Navarro (Comunicación), la exconcejala y vicealcaldesa de Gandia, Lorena Milvaques (Acción Electoral), Daniel Muñoz (Estrategia), la concejala Alícia Izquierdo (Relaciones Institucionales) y, como vocales, Joan Negre, Anna Costa, Josep Olagüe, Roser Pérez, Jesús Sendra, Marcela Beltran, Toni Garcia, Sofia Martí, Lluís Bonet, Raquel Esteve, Claudi Sendra i Pere Siserol.

El equipo asume dos retos fundamentales. Por una parte, el impulso de la acción de gobierno que Més lleva a cabo en el Ayuntamiento de Gandia junto a los socialistas, algo que, como admitió Ivà Bonet «no siempre es fácil», y, en segundo lugar, la preparación de las elecciones a la vista, sobre todo las dos más importantes desde el punto de vista local, como son las municipales y autonómicas que se celebrarán, si Ximo Puig no disuelve antes les Corts Valencianes, en la primavera de 2023.

Uno de los primeros retos confesados por Rafa Ferrer a la asamblea en la que asumió la secretaría general de Més es el incremento de la militancia. «Parece un tópico pero es algo muy cierto: si queremos ganar la ciudad debemos ser más», y, al mismo tiempo, actuar para que la labor que se lleva a cabo en el ayuntamiento «no contribuya a alejarnos del pulso de la ciudad».

En ese sentido, animó a los militantes a aproximarse a los concejales porque, según señaló, «a veces tienen la sensación de estar solos», de manera que apostó por articular «un engranaje que permita que la información fluya en ambos sentidos», desde los militantes a los representantes en las instituciones, y viceversa, especialmente, añadió «cuando aflojan las fuerzas ante la pinza del bipartidismo».

Orgullo del legado político

Ferrer concluyó su alocución con una aspiración de Més que se ha hecho real en algunos municipios de la Safor, caso de Oliva o Tavernes de la Valldigna, pero que nunca se ha conseguido en Gandia. Se trata de mejorar los resultados electorales para, según dijo, convertir al partido «en el referente mayoritario de la izquierda». Ese objetivo en la capital de la Safor queda lejos. Con Diana Morant el PSOE obtuvo en las pasadas elecciones municipales once concejales frente a los cuatro de la coalición Compromís Més Gandia Unida, en la que estaba el Bloc, ahora Més.

Finalmente el secretario general entrante trasladó a los presentes «el orgullo» de la gestión que, en todo el periodo democrático, han ejercido los concejales de esta formación. Y ahí citó desde los primeros, Paco Candela y Cebrià Molinero, hasta los actuales. Amadeu Mezquida, representante de la Ejecutiva Nacional de Més, cerró el congreso gandiense.

Compartir el artículo

stats