Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia aprueba un pionero plan para hacer aún más seguras todas sus playas

El ayuntamiento, que ya invierte un millón de euros anuales en ese campo, entre los primeros en cumplir con el decreto de la Generalitat

Un agente de la Policía Local de Gandia con un quad patrullando por la arena de la playa Nord. | ÀLEX OLTRA

El Ayuntamiento de Gandia invierte cerca de un millón de euros en un conjunto de medidas tendentes a que sus cuatro playas (Auir, Nord, Venècia y Marenys de Rafalcaid), sean seguras en todos los aspectos. Y ahí entra desde la vigilancia y el servicio de socorrismo inmediato, al control para evitar delitos o atender a las víctimas y, obviamente, en los últimos dos veranos, para que los visitantes disfruten del mar con el mínimo riesgo de contraer el virus del covid-19.

Y en esa línea va a seguir el consistorio, que considera que esta inversión repercute en la llegada de visitantes y en llenar espacios y negocios que, al final, son riqueza para la ciudad y constituye una industria fundamental para su economía.

Por eso los concejales de Turismo y Seguridad, Vicent Mascarell y Nacho Arnau, respectivamente, presentaron ayer el Plan de Seguridad y Salvamento de Playas, un documento pionero y transversal que nace de la preocupación de la Generalitat y del Ministerio del Interior por la seguridad de las playas valencianas. De hecho, fue el Consell autonómico el que decretó en 2020 esta norma que, desde ahora regulará la seguridad humana y la coordinación de las emergencias ordinarias y de protección a estos espacios, tan frecuentados en verano.

«Somos una de las playas más importantes de España, una de las que más servicios ofrece durante todo el año, 8 de 12 meses, y deberíamos de hacer el esfuerzo de plasmar por escrito todo aquello que vayamos haciendo de una forma regula y ordenada», dijo Mascarell, quien ha señalado que el documento, que se ha elaborado desde el ayuntamiento con la asistencia técnica de una entidad externa, «plasma la necesidad de contar con instrumentos que ordenen y garanticen la seguridad en un sentido amplio, incluida la sanitaria».

Entre otros aspectos, ese documento describe las características y condiciones físicas de las cuatro playas de Gandia con sus niveles de seguridad y peligrosidad particulares. Puntos críticos, cambios de rasantes, número y condiciones del personal de vigilancia, condiciones de accesos, protocolos de incidencias de emergencia, señalización, características de los usuarios y sus niveles de peligrosidad, integran, entre otros muchos campos, el documento.

«Con este plan Gandia se sitúa en el top de la seguridad y nos hace ser más seguros contra el covid y contra todo tipo de variables de emergencia» dijo Mascarell, quien añadió que este es un requisito «vital» para trasladar esa percepción de seguridad y, al mismo tiempo, que efectivamente funcionen todos los dispositivos para evitar accidentes e imprevistos y poder minimizar sus efectos cuando se produzcan.

«Gandia gasta aproximadamente un millón de euros en materia seguridad en sus playas, una cifra que resulta barata si sirve para salvar vidas», concluye el responsable de Turismo.

Por su parte, Nacho Arnau detalló los medios materiales, el incremento de la dotación de agentes policiales y la preparación de los que se destinan a la arena de la playa para poder atender las distintas eventualidades que se producen en ese lugar.

Compartir el artículo

stats