Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres meses de molestias en Gandia para ejecutar la mayor obra de suministro eléctrico

El ayuntamiento inicia las restricciones en la avenida de Blasco Ibáñez y recuerda que lo mejor es usar la ronda de circunvalación de la N-332

La avenida de Blasco Ibáñez, ayer justo en el momento de ser parcialmente cortada. | LEVANTE-EMV

El Ayuntamiento de Gandia inició ayer, en el cruce de la avenida de Blasco Ibáñez y la calle Equador, las restricciones al tráfico rodado en esa zona del norte de la ciudad para que Red Eléctrica de España (REE) ejecute la conexión entre la subestación de Alcodar y la que ya se está construyendo en el polígono de Sanxo Llop.

Esa actuación, totalmente subterránea y con una cierta complejidad técnica, obligará a limitar el tráfico en Blasco Ibáñez durante los próximos tres meses, aunque esa importante vía, salvo imprevistos, no llegará a cortarse del todo en ningún momento.

La obra, y las molestias que va generar, vale la pena. Ese es el mensaje que lanzaron ayer las autoridades locales justo cuando se procedía al corte de uno de los carriles de la avenida. Porque, ciertamente, los trabajos de REE, unidos a los que Iberdrola lleva a cabo en Sanxo Llop para la nueva subestación eléctrica junto a la Vital, suponen la mayor infraestructura de energía en esta ciudad, y en toda la comarca de la Safor, al menos en las últimas décadas.

Las dos actuaciones, en las que se invierten nada menos que 30 millones de euros, no son solo para Gandia. La conexión subterránea de altísima tensión, que discurrirá por un túnel accesible a lo largo de todo su trazado, y el transformador de Sanxo Llop van a poner fin al déficit de electricidad existente en estos momentos desde Gandia hasta la vecina comarca de la Marina Alta.

Porque esa obra permitirá que se puedan otorgar licencias de actividad a zonas residenciales y polígonos industriales que ahora están muertos porque no se puede dar servicio de energía. La previsión es que todo esté acabado a finales del año que viene, pero las restricciones de tráfico durarán 3 meses.

En este tiempo el Ayuntamiento de Gandia informará permanentemente mediante agentes de la policía apostados en varios puntos, en medios de comunicación y en sus redes sociales, para evitar colapsos de tráfico. Pero la recomendación general es que los conductores eviten la avenida de Blasco Ibáñez y sus inmediaciones y aprovechen la ronda de circunvalación de la N-332 para entrar o salir de la ciudad por otro acceso.

Compartir el artículo

stats