Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat suple las deficiencias de Renfe con un bus Gandia-València

La lanzadera será cada hora de lunes a viernes a un precio de 7,25 euros. La Administración responde tras las quejas durante la huelga de maquinistas

Representantes del Consell y del Ayuntamiento de Gandia, ayer al anunciar la lanzadera a València en la estación de autobuses de Gandia.

La Generalitat Valenciana, en coordinación con el Ayuntamiento de Gandia, ha querido dar una respuesta a las deficiencias en el servicio de Cercanías en la línea Gandia-València mediante la disposición de un servicio de autobús directo entre las dos ciudades que comenzará a operar a partir del próximo martes y que se mantendrá de lunes a viernes.

Se trata de una línea lanzadera, sin paradas intermedias, con punto de salida y llegada en la estación de autobuses de Gandia, mientras que en València tendrá parada en las estaciones del AVE, donde conectará con el metro en la parada de Bailén, y seguirá hasta la estación de autobuses, situada en el margen derecho del antiguo cauce del Turia.

Según explicó ayer el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, este servicio va a impulsar la conectividad entre las dos ciudades para paliar las deficiencias de Renfe en la línea de Cercanías, que se dejaron notar especialmente durante la huelga de maquinistas de hace dos semanas.

Arcadi España estuvo ayer en la estación de autobuses de Gandia junto al alcalde de la ciudad, José Manuel Prieto, y varios concejales, donde también indicó que el mismo servicio de autobús interurbano directo se va a disponer entre València y Castelló.

En el caso de Gandia, serán diez servicios diarios en sentido València y otros doce hacia la capital de la Safor, con especial refuerzo en las horas punta, cuando hay más demanda de usuarios. Obviamente, el tren seguirá funcionando, pero con los buses lanzadera se pretende dar respuesta a todos cuantos requieran desplazarse entre las dos ciudades con condiciones óptimas y, sobre todo, evitar que nadie se quede colgado sin poder alcanzar su punto de destino. Durante la huelga de maquinistas esas situaciones llevaron a momentos de desesperación, e incluso de miedo a no poder regresar a casa.

Entre Gandia y València serán, si no hay atascos, trayectos de 70 minutos, y para ello se ha contratado a la empresa Ubesa. El precio de los billetes se ha fijado en 7,25 euros, con una reducción de un euro para los bonos que se pondrán a disposición de los usuarios habituales.

«Comienza un servicio de autobús público, que no existía en la actualidad y que contribuirá a reforzar un corredor fundamental, tanto para el colectivo de estudiantes y como para las personas que van a trabajar a la ciudad de València no solo desde Gandia, sino desde toda la comarca de la Safor», señaló el conseller España, quien añadió que «en definitiva nuestro objetivo es ofrecer a los vecinos de ambas áreas un servicio de transporte sostenible y asequible para desplazarse a diario en buenas condiciones».

Por su parte, José Manuel Prieto, tras agradecer la sensibilidad de la Generalitat hacia la problemática de la movilidad, dijo que la conexión entre las dos ciudades y los polos económicos que lidera es «vital para las oportunidades de todos», y defendió que el Consell haya querido apostar por facilitar al máximo la conectividad en un momento con muchas quejas justificadas de los usuarios del ferrocarril.

Además, el alcalde insistió en la «necesidad» de trabajar conjuntamente entre administraciones públicas y en «una apuesta conjunta» para «ofrecer soluciones que redunden en una mejora de los derechos y condiciones de vida de la ciudadanía».

El conseller Arcadi España es partidario de que la Generalitat asuma las competencias de las Cercanías de Renfe, pero para que se produzca esa transferencia en la gestión de un servicio básico y esencial tienen que darse algunas circunstancias. A preguntas de este periódico, el conseller de Movilidad dijo que, por su naturaleza, al ser un servicio dentro de la comunidad autónoma, la Generalitat respondería a una gestión más directa de los ferrocarriles. Pero ese cambio, que ya se produjo en Cataluña, debe incluir una negociación con los sindicatos y los trabajadores y, algo fundamental, con un paquete de inversiones y de financiación que garanticen la prestación de un servicio de calidad.

Mucho AVE frente al abandono de los ferrocarriles de proximidad en toda España

«El problema original de lo que está sucediendo en la Comunitat Valenciana es que por parte de los distintos gobiernos de España la inversión se ha centrado durante muchos años en la alta velocidad, y eso ha hecho que se produzca una infrainversión en la movilidad cotidiana y en Cercanías. Y eso está cambiando». Las palabras, dichas ayer por el conseller Arcadi España, coinciden con el diagnóstico que ya apuntaban muchos especialistas, y es la apuesta económica por trenes rápidos frente a los metropolitanos, que sufren problemas tanto en València como en otras ciudades, como Barcelona. Según Arcadi España, esa situación ya se está revirtiendo, pero los resultados no se apreciarán con prontitud.

El conseller, partidario de asumir la gestión de Cercanías, pero «con financiación»

Compartir el artículo

stats