Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

penas de juez y de telediarios

penas de juez y de telediarios

Hace poco ha aparecido la famosa «lista de Pandora», en la que me parece que no hay nadie que sea del PP, pues poco eco se le ha hecho en determinados medios de comunicación. Si hubiera alguien del PP seguro que este tema hubiera dado para abrir muchos telediarios y programas especiales en determinados medios, que obvio su nombre puesto que todos sabemos de cual o cuales se trata.

Pero si que han aprovechado dicha lista para, sin que aparezca en las mismas, se haya vuelto a hablar de D. Juan Carlos, nuestro Rey emérito.

Parece ser que este Gobierno «socialcomunista» (más comunista que social, pues, al final, siempre se hace lo que aquellos quieren, no sea que el Sr. Sánchez tenga que dejar la Moncloa), nunca le ha perdonado a nuestro Rey aquel famoso «por qué no te callas?» que, en defensa de su Nación y la nuestra le dijo al dictador venezolano Hugo Chávez, y ahora que están en el Gobierno intentan vengarse de aquello que sucedió en 2007.

Está claro que en nuestra Constitución se establece el principio de igualdad de todos los españoles, lo que incluye al Rey Juan Carlos, y por ello es lógico que deba rendir cuentas, como cualquier otro español, ante la Justicia y ante Hacienda.

Ante Hacienda ya ha cumplido. En cuanto a la Justicia la propia Fiscalía, que hasta ahora filtraba a la prensa posible imputaciones falsas, ha llegado al convencimiento de que debe archivarse cualquier tema relacionado con las acusaciones.

¿Se acuerdan del tema de los ERES del Gobierno Socialista de Andalucía? ¿Qué pasa que ya nadie lo nombra?, ¿por qué no ha salido aún la Sentencia del Supremo? Este es el mayor escándalo de nuestra democracia, pues estamos hablando de cantidades que alcanzan unos dos mil millones de euros. Ni sumando las cantidades de todo lo que dicen del PP, ni las del Rey Juan Carlos, e incluso lo hasta ahora aparecido de Unidas Podemos, ni lo del exembajador de España en Venezuela, ni siquiera la supuesta mina de oro del expresidente Zapatero, se supera lo estafado a los españoles por el Gobierno Socialista de Andalucía.

Además, existe una gran diferencia entre el dinero de D. Juan Carlos y el dinero gastado en el tema de los ERES del PSOE en Andalucía. El dinero del Rey emérito proviene de donaciones que se le han hecho a lo largo del tiempo, es decir, ni a mí ni a ningún españolito nos ha costado un solo euro, es más acabamos de recoger un dinero al haber regularizado su situación con Hacienda.

En cambio, el dinero gastado en los ERES de Andalucía ha salido del bolsillo de todos los españolitos, con el agravante de que debía ser para los trabajadores y que se ha gastado en fiestas, en cocaína, en prostíbulos (no me extraña que quieran abolir la prostitución) y en familiares de dirigentes del PSOE. Es más, algunos siguen cobrando pues tenían contratos blindados. Algún ministro actual estaba en el Gobierno de Andalucía cuando sucedían estos hechos.

Insisto, la pena del Telediario ya se le ha impuesto al Rey Juan Carlos y, sin embargo, el tema de los ERES está olvidado. Si algún exembajador de Venezuela, del que se ha demostrado que tiene más de 30 millones de euros en Suiza de una petrolera, hubiera sido nombrado por un Gobierno del PP; si algún militante del PP hubiera recibido cantidades millonarias del expresidente de Ecuador o de Venezuela; si un expresidente del Gobierno de España hubiera sido acusado de habérsele regalado una mina de oro por el gobierno de Venezuela, no habrían habido suficientes horas en algunos medios de comunicación para recordarnos cada segundo esos hechos.

Y mientras todo esto se esconde a los españoles, a nuestro Rey Juan Carlos se le ha «invitado» a dejar España. El Rey Juan Carlos debe responder de sus actos, pero lo que no podemos es olvidar lo que ha hecho por los españoles, como que nuestra Nación pasara de ser una dictadura y se convirtiera en una democracia. No deben olvidar los que hoy nos gobiernan que sino hubiera sido por la intervención del mismo, hoy no estarían en el Gobierno.

Compartir el artículo

stats