Los ayuntamientos de la comarca de la Safor quieren recuperar la normalidad y que sus vecinos y vecinas olviden todo lo que han pasado en los últimos veinte meses por culpa de la pandemia del coronavirus. Para ello no dejan pasar ninguna oportunidad de organizar actividades y tienen la maquinaria al cien por cien para buscar cómo dar vida a calles, plazas, paseos, teatros y auditorios.

El próximo fin de semana se celebra Tots Sants, una fiesta antaño eminentemente religiosa y de recuerdo pero que ya lleva años reconvertida en la americana tradición de Halloween por esas cosas que tiene la globalización. Y no hay que negar que los consistorios le han echado imaginación, a tenor de las programaciones anunciadas a través de las redes sociales.

Algunas son verdaderamente curiosas e incluso, como el caso de Beniarjó, llamativas, si se ponen en el contexto social actual. Y es que, este ayuntamiento ha optado por ambientar su fiesta en la famosísima, a la vez que polémica, serie «El Juego del Calamar» que emite la plataforma Netflix. Se trata de un título que está en boca de todos, especialmente en las últimas semanas, después de que algunos colegios hayan advertido de que muchos niños y niñas están imitando sus escenas a la hora del patio, algo que preocupa por tratarse de una serie no apta a menores de 16 años debido a que ofrece contenido muy violento.

El consistorio ha organizado un pasaje del terror que, en todo caso, nada tiene que ver con lo que ocurre en la serie, ya que se trata de una ambientación en la que aparecen personajes con el característico disfraz y algún que otro elemento. La actividad está dirigida a «todas las edades», según reza el propio ayuntamiento en su perfil de Facebook.

La alcaldesa, Eva Llinares, resta importancia a este tema e indica que «ya tuvimos en cuenta esta cuestión antes de que se hiciera mala publicidad de la serie». Llinares remarca que personas de cualquier edad «podrán venir a disfrutar sin problema» y que el único objetivo es «dar unos cuantos sustos y pasar un rato divertido» en el pasaje del terror, donde no se van a encontrar escenas violentas. La alcaldesa no cree que el hecho de ambientar el pasaje del terror en «El Juego del Calamar» sirva para animar a ver la serie a los menores y recuerda que «las madres y los padres son los responsables de les serien que sus hijos e hijas pueden o no ver». La actividad tendrá lugar el domingo, 31 de octubre, de 18 a 22 horas en el Espai Jove de Beniarjó.

El vecino Ayuntamiento de Beniflà no se ha quedado corto en cuanto al «marketing» para promocionar su programación. «Avís important, especímens d’altra galaxia arriben a Beniflà. Aquest diumente sí que moriràs de por». Así se anuncia la actividad en el cartel que se ha difundido en redes sociales. Igual de curioso es el texto que lo acompaña: «Los científicos que estudian el sistema solar en la NASA han hecho correr la voz que la noche del 31 de octubre, coincidiendo con la noche de Todos los Santos, impactará en Beniflà, sobre terreno no habitado, un meteorito de grandes dimensiones procedente del espacio», apunta. Para descubrirlo habrá que acudir a la plaza del Ayuntamiento a partir de las 22 horas.

En Palma de Gandia han optado por un festival de DJ para la noche del sábado, 30 de octubre, en el campo de fútbol. En este caso, se ha decantado por el ocio nocturno con la participación de nombres como Henry Méndez o Santi Bertomeu, entre otros. La principal novedad es que será el primer evento que se organiza en la comarca de la Safor en el que se pedirá el pasaporte covid para poder acceder.

En el resto de localidades se han escogido actividades culturales como es la representación teatral de Xeraco el sábado a las 18 horas, cuentacuentos y talleres, como el de calabazas de Ador, o lúdicas, especialmente pasacalles con disfraces como han organizado en Villalonga, Rafelcofer, el Real de Gandia, el Grau de Gandia o la Font d’en Carròs o que incluye recogida de caramelos, como es el caso de Almoines. En Daimús también habrá pasaje del terror en el ayuntamiento con la entrega de una «poción» a cada uno de los participantes. Piles ha titulado a su fiesta «Boo» y consiste también en un pasacalle, mientras que Oliva ha optado por una «Horrorcaching», una actividad basada en la realización de pruebas y busca de pistas en los barrios de Gerreria y Pinet (31 de octubre a partir de las 22.30).

Potries ha optado por una versión más autóctona con un «Espanta la por!» con Enric Valor como protagonista entre el 20 y el 31 de octubre y que incluye una Escape Room en el Museu.