Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat toma la iniciativa para «llenar» el ensanche urbano de Santa Anna de Gandia

La urbanización se ejecutó hace una década pero la crisis económica atascó su desarrollo

Una imagen parcial de solares y calles del ensanche de Santa Anna con el cauce del barranco de Beniopa y los edificios de la calle de Pinet al fondo. x. ferri

Durante cerca de una década el Ayuntamiento de Gandia estuvo gestionando el proyecto para urbanizar el espacio que quedaba entre el distrito de Santa Anna y el tramo final de la avenida de la República Argentina. Aquella actuación de ensanche urbano, de casi sesenta mil metros cuadrados, arrancó en 2009, pero ya en medio de la crisis del ladrillo, lo único que se pudo hacer fue la distribución de calles, zonas verdes, solares y los puentes que salvan el cauce del barranco de Beniopa para desembocar en la calle de Pinet.

Imagen virtual del Palacio de Justicia que estará a finales de 2023.

Ha tenido que pasar otra década para que se materialicen los dos primeros primeros proyectos que realmente comenzarán a llenar la urbanización, y los dos han sido impulsados por la Generalitat.

En primer lugar, el pasado septiembre arrancaron en un solar de cinco mil metros cuadrados los trabajos para construir el nuevo Palacio de Justicia de Gandia. Una obra de enorme envergadura y todavía mayor repercusión en la zona porque, como es previsible, el funcionamiento de esa infraestructura generará mucha actividad a su alrededor. El edificio, con una estructura singular, estará acabado, o al menos esa es la previsión, a finales del año 2023.

El otro proyecto corre a cargo de la Conselleria de la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha), dependiente de la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática. Se trata de una finca que albergará 70 pisos protegidos destinados en su totalidad al alquiler asequible, que se levantará justo al lado del nuevo Palacio de Justicia, en un solar de casi dos mil metros cuadrados.

Lo que acaba de anunciar el EVha es la licitación para redactar el proyecto, con un plazo para presentar ofertas que acaba el próximo mes de enero. A partir de ahí se estima que a mediados de 2022 pueda adjudicarse la obra y, también previsiblemente, concluirla entre 2023 y 2024.

Un tercer proyecto, que va más retrasado, pretende impulsar una cooperativa de propietarios para construir, igualmente junto al futuro Palacio de Justicia, un edificio de viviendas.

Además de la importancia que en sí mismo tiene cada uno de esos proyectos, existe otro factor positivo, en su conjunto, por lo que supone de arranque para ir llenando los solares de esta pequeña urbanización surgida en medio de una profunda crisis económica y del crack inmobiliario que acarreó. Aunque construir en el ensanche de Santa Anna dependerá de la demanda de vivienda y de la decisión de promotores dispuestos a invertir en los edificios, nadie duda de que el Palacio de Justicia y este primer bloque de 70 viviendas son un incentivo para que a partir de ahora se implique el capital privado y la imagen de una zona llena de descampados comience a convertirse en el paisaje urbano concebido por quienes redactaron el proyecto de urbanización.

Refiriéndose al Palacio de Justicia y al futuro edificio de viviendas, el alcalde de Gandia, José Manuel Prieto, señaló que se trata de actuaciones que suponen «un nuevo revulsivo para una zona en pleno desarrollo» que da respuesta «a la demanda importante de vivienda que tenemos en nuestra ciudad».

Compartir el artículo

stats