Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva impulsa un plan de 300.000 euros para generar electricidad en el techo de los colegios

El ayuntamiento creará una comunidad energética con las AMPA

El techo del colegio Lluís Vives de Oliva, uno de los elegidos para la instalación de paneles solares. levante-emv

La concejalía de Educación de Oliva, que dirige la vicealcaldesa, Ana Morell, está trabajando en la elaboración de un proyecto consistente en la instalación de sistemas de producción de energía eléctrica fotovoltaica en los techos de las escuelas municipales. El proyecto se denomina «Escoles solars».

La iniciativa, que ya dispone de un estudio con datos sobre inversión, número de placas solares y potencia que se generaría en cada uno de los centros, pretende que la electricidad sea usada, en primer lugar, por los propio colegios. Pero el sobrante se llevaría a otros edificios municipales, sin descartar en un futuro que alcance a viviendas particulares. Otra vertiente a tener en cuenta es la didáctica, dado que los colegios trasladarían a sus alumnos, con un ejemplo muy práctico y visual, el concepto de generar energía con fuentes renovables que contribuyan a preservar el planeta, el medio ambiente y no contribuya al cambio climático.

La vicealcaldesa Morell explicó ayer a este periódico que la idea es crear una Comunidad Energética con las asociaciones de madres y padres de alumnos y el propio ayuntamiento. Esa entidad gestionaría el proceso, liderado por el Gobierno local, para conseguir los más de trescientos mil euros necesarios para ejecutar todo el proyecto de energía verde.

«Escoles Solars» pretende instalar sistemas fotovoltaicos en los colegios de Infantil y Primaria Alfadalí, la Carrasca, Santa Anna, Lluís Vives, Verge dels Desemparats, Hort de Palau, escoleta el Caragol y el edificio que alberga las dos Escuelas Permanentes de Adultos.

Según el estudio realizado por una empresa especializada, con esos algo más de trescientos mil euros se instalarían en esos centros decenas de placas solares de última generación que generarían 703 megavatios hora con una potencia máxima de 442 kilovatios. Esos datos se incrementarán un poco porque aún no incluyen al colegio Santa Anna, dado que el estudio de las placas sobre su techo se está ultimando.

Ana Morell ha informado a la Junta de Portavoces del ayuntamiento del interés de este proyecto de energía renovable y explica a este periódico que ya ha solicitado la autorización a la Conselleria de Educación, algo necesario porque esos edificios están cedidos a la Generalitat para el uso educativo.

Una cobertura de 500 metros

Morell añade que el sobrante de electricidad que no utilicen los colegios se llevará a edificios municipales situados hasta 500 metros de la minicentral fotovoltaica. Eso ocurrirá especialmente durante los meses con más horas de radiación solar, y sobre todo, como es lógico, entre finales de julio y principios de septiembre, dado que los centros docentes están cerrados y no consumen.

Para financiar el proyecto «Escoles solars» se cuenta bien con las partidas del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), o con fondos europeos, pero el ayuntamiento está dispuesto a adelantar ese dinero para que las placas solares comiencen a instalarse, y a funcionar, a partir del año que viene.

Proyectos en otras localidades

Este es el proyecto público de generación de energía fotovoltaica más importante que se ha llevado a cabo en la ciudad de Oliva. En la Safor, donde existe poco margen para ubicar grandes plantas fotovoltaicas, los techos de edificios privados y públicos, tanto residenciales, dotaciones o industriales, son la primera alternativa a la hora de incrementar la producción de energía eléctrica a partir del Sol.

Como ha publicado este periódico, en los últimos años muchos municipios de la Safor han impulsado proyectos similares en plan que se expande a calor de las acciones contra el cambio climático. A modo de ejemplo, Gandia confía iniciar en breve la mayor central fotovoltaica de España sobre techo industrial promovida por una comunidad energética en el polígono de Alcodar.

Compartir el artículo

stats