Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El promotor corrige el "glámping" y reitera el interés por construirlo

El suelo protegido quedaría libre y las aguas residuales verterán al alcantarillado

Un «glámping» en Portugal de la empresa que quiere construir algo similar en la playa de Gandia. levante-emv

Sunny Resorts SL, la empresa que promueve un glámping, o cámping de lujo, en la playa de Gandia, ha dado muestras de querer superar todas las dificultades planteadas y construir esas instalaciones, en las que invertiría alrededor de nueve millones de euros y crearía, de forma directa, entre 70 y 80 puestos de trabajo. Muchos más si se consideran los indirectos.

Según ha podido saber este periódico, la promotora ha modificado el proyecto que presentó a principios de este año, y lo ha hecho para ir ajustándose a los informes técnicos emitidos desde diversos organismos referidos a la afección sobre el medio natural, las necesidades de servicios básicos, los accesos o la protección de la zona húmeda del marjal.

Así, Sunny Resorts ya asume que, de los 188.707 metros cuadrados que abarca la zona, entre Cartonajes Unión y l’Alqueria del Duc, dejaría libre de cualquier actuación las parcelas que están en Suelo No Urbanizable de Protección. En el resto, que es la gran mayoría, se llevarían a cabo las obras.

De la misma manera, y atendiendo a las sugerencias planteadas por el departamento de Urbanismo de Gandia, las aguas residuales se canalizarían a la red municipal de alcantarillado, y el abastecimiento de agua y electricidad se tomarían desde los puntos que la Administración estima más oportuno. La promotora también ha reducido la capacidad del glámping, que pasa de tres mil a un máximo 2.591 personas,

Como ya ha publicado este periódico, un reciente anuncio de la Diputació de València y el Ayuntamiento de Gandia le ha hecho un favor a la promotora, dado que el ente provincial facilitaría el acceso al recinto con la ampliación, prevista para 2023, del camino del Molí de Santa María.

Con esos y otros cambios realizados, Sunny Resorts supera una parte de los escollos señalados por los informes de diversos organismos para que la Generalitat apruebe finalmente la Declaración de Interés Comunitario (DIC) que precisa un proyecto de esta envergadura. Ahora bien, siempre quedará el aparentemente insalvable informe del departamento de Medio Natural del Ayuntamiento de Gandia, que considera que la proximidad del glámping al marjal es «incompatible» con la protección de la zona húmeda y su fauna.

Lo que tampoco supera el proyecto es la división política en el seno del Gobierno de Gandia. El Partido Socialista respaldaría esa actuación, y la considera una inversión interesante para el turismo local, si la Generalitat no ve escollos. En cambio Compromís Més Gandia Unida no solo lo rechaza de plano, sino que ha iniciado una campaña para que las pretensiones de Sunny Resorts sean rechazadas. En esa acción no solo está la formación política a nivel local, sino también sus representantes en la Diputació de València y en el grupo de les Corts. Hace apenas unos días la diputada en Corts por Compromís, Nathalie Torres, ha dirigido a la Conselleria de Política Territorial una pregunta con el fin de conocer «si existe interés comunitario en el proyecto», y añade que su formación política «duda» de que así sea porque «se asienta en la zona de afección del Marjal de la Safor y solo por ese motivo ya cuestionamos que tenga interés para la ciudadanía». Entre tanto, la tramitación de la DIC para poder construir el glámping sigue adelante.

Compartir el artículo

stats