Un grupo organizado de ladrones ha encontrado un filón entre los trasteros diseminados en edificios de Tavernes de la Valldigna. La mayoría de edificaciones afectadas por esta oleada de robos son de nueva construcción y de notable extensión. Las fuentes consultadas por este diario confirman que desde el pasado día 1 de enero los "cacos" han asaltado cerca de 80 espacios de almacenamiento. "Lo más usual es que se hagan con lo primero que encuentran para luego venderlo en el mercado negro. Lo que más han sustraído son bicicletas, ya que la gente está acostumbrada a dejarlas en los trasteros", apuntan.

Así, una misma banda habría actuado en diferentes inmuebles ubicados en las calles Salmerón, Carnicería, Divina Aurora y Cervantes. Se han recuperado, de momento, dos bicicletas y dos grupos electrógenos. Eso sí, no hay detenidos. Las fuentes consultadas apuntan que se ha identificado a tres personas, "pero no hay pruebas suficientes para atribuirles la autoría de los hechos".

Las fuentes consultadas también exponen que la situación ha generado cierta inseguridad ciudadana en la localidad: "No hay nadie identificado. Y todos los robos han tenido lugar desde inicios de enero". A su vez, confirmaron que los autores de los asaltos también se hicieron con los productos que había en una máquina de vending durante la madrugada del sábado 1 al domingo 2 de enero. El modus operandi ha sido similar en todos los episodios. Los saqueadores revientan la puerta de acceso a las rampas de los sótanos y, una vez dentro, destrozan los trasteros que encuentran en su camino. Los sucesos han tenido siempre lugar de madrugada, entre las dos y las cinco de la mañana.