Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia sancionó a 117 patinetes en 2021 por incumplir las normas de circulación

En ocasiones los agentes no sancionan por no poder identificar al conductor

Una mujer circula montada en un patinete cerca de un centro comercial de la periferia de Gandia. | LEVANTE-EMV

En los últimos años se han convertido en un elemento más del paisaje urbano. Son muchos y muchas quienes ven en los patinetes eléctricos la mejor opción para desplazarse de forma rápida y sencilla en una ciudad como Gandia, saturada de tráfico, y, sin duda, suponen una gran aportación a la movilidad sostenible por un precio muy asequible.

Este vehículo convive ya con coches y motocicletas en la ciudad, pero, por sus características, permite algunas licencias a la hora de moverse por las vías más céntricas que muchos se toman en exceso, incumpliendo de forma flagrante la ordenanza municipal que regula su circulación, aprobada por el ayuntamiento en el año 2020 tras comprobar que era necesaria una regulación debido al vacío legal que existía.

Cada día se pueden ver en Gandia decenas de patinetes circulando por aceras o por el paseo de les Germanies y otros, algo que está prohibido, haciéndolo, además, a velocidades excesivas. De hecho, ya se ha producido algún atropello a peatones con consecuencias importantes.

También es bastante habitual en zonas peatonales, como la calle Major, ver desplazarse a personas con este tipo de vehículos con evidente peligro para los viandantes que no los ven.

Por este tipo de vías solo pueden desplazarse, según la normativa, en caso de que no estén muy concurridas y siempre que no se supere la velocidad a la que se mueve una persona que va a pie. Estas dos son cuestiones que también se infringen a diario y en decenas en ocasiones en Gandia.

En ese contexto, a lo largo del 2021 los agentes de la Policía Local de la capital de la Safor impusieron un total de 117 sanciones a conductores de patinetes que fueron «cazados» cometiendo alguna de estas infracciones o, por ejemplo, circulando con dos ocupantes, algo que también está completamente prohibido y que se ve de forma muy recurrente.

Pese a todo, son muchas más las infracciones que se cometen a diario en la ciudad y que quedan sin sancionar. Fuentes consultadas por este periódico destacan la «dificultad» que, en ocasiones, tienen los policías para poder multar a los propietarios de estos vehículos.

Porque, entre otras circunstancias, puede ocurrir que un policía vea a unos metros de su posición que algún conductor de patinete eléctrico circula de forma inadecuada pero, como se trata de vehículos que se desplazan sin matricular, resulta imposible identificarlo, a no ser que se iniciara una persecución, y poder enviarle la sanción a casa. Los patinetes no cuentan con ningún registro visible, por lo que resulta casi imposible identificar a un conductor si no se le da el alto en el momento de cometer la infracción o se instala un control específico.

Quejas vecinales

Muchos vecinos y vecinas de la ciudad de Gandia han mostrado su malestar por el constante incumplimiento en la circulación de los patinetes, especialmente en el centro y por el paseo de les Germanies, donde la convivencia es muy difícil debido a que, con la velocidad que alcanzan estos vehículos, pueden producirse atropellos.

En la ciudad de València, el ayuntamiento ha endurecido su posición respecto a la circulación de patinetes eléctricos. Cada día son decenas las denuncias que se producen por cuestiones como ir sin casco, con auriculares o mirando el móvil.

Compartir el artículo

stats