Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«No podemos silenciar Ràdio Pego»

Desde el consistorio dicen que bajar la potencia para no perjudicar a Tavernes haría que la señal no cubriera todo su término

Un programa en Valldigna Ràdio.

El Ayuntamiento de Pego negó ayer, en respuesta a la información publicada por Levante-EMV, que las ondas de su emisora estén impidiendo que Valldigna Ràdio, la cadena pública municipal de Tavernes, ofrezca su programación. Si bien reconocen que su señal sí que está llegando al municipio vallero aseguran que los problemas que sufre el medio de Tavernes no son tanto las interferencias como que este canal no emite a «una potencia adecuada a los problemas orográficos que plantea su territorio», indican desde el consistorio de la Marina Alta. Por otra parte consideran «completamente erróneo» la afirmación de que los problemas en Tavernes se han agravado desde hace un mes, como indicaban fuentes del consistorio vallero porque «Ràdio Pego no ha modificado ninguna cuestión técnica, ni frecuencia ni potencia en años».

En la información publicada ayer, a preguntas de este periódico, un representante del consistorio explicaba que eran conocedores de la situación y que el hecho de que el técnico se encontrara de vacaciones en las fiestas navideñas había retrasado la solución al problema.

En el comunicado remitido desde el ayuntamiento, también ayer, aclaraban que los técnicos de Pego han valorado la posibilidad de «reajustar» su propia potencia de emisión. Sin embargo, indican que para conseguir que las ondas de Ràdio Pego no lleguen a Tavernes sería necesaria una reducción «drástica» de la potencia, lo que, según señalan, «impediría que las ondas de Ràdio Pego llegaran a todo el término municipal» y concluyen señalando que «no podemos silenciar Ràdio Pego».

Desde la localidad de la Marina explican que cuando en 2017 tuvieron conocimiento de la creación de Valldigna Ràdio y que esta emitiría por el mismo dial que Ràdio Pego, el 107.8 de la FM, se invirtió en la adquisición de antenas directivas, unos elementos que permiten enfocar las ondas de esta emisora «al territorio de nuestra comarca». «Se trata de una inversión hecha expresamente para este caso».

Pese a ello, insisten en que «la singularidad de las ondas de radio hace «prácticamente imposible» dirigirlas al 100% en la dirección escogida» y es por ello que se están generando «ondas residuales» que son las que llegan a Tavernes e impiden que la emisora vallera se escuche bien en los transistores con toda su potencia.

Compartir el artículo

stats