Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Prieto Part

«Gandia aspira a ser capital del bienestar en todos los aspectos»

«El vértigo dura poco porque aquí se libra una batalla cada día y cada semana es una eternidad»

José Manuel Prieto, en su despacho de alcalde, durante la entrevista. àlex oltra

Coincide que este martes se cumplen seis meses desde que fue investido alcalde de Gandia. ¿En este tiempo ha sufrido algún momento de vértigo?

Básicamente las primeras horas, por la responsabilidad. Pero ya dije en aquel momento que una persona no está para rehuir responsabilidades, aunque sean tan inesperadas, porque es un hecho inédito que a una alcaldesa de la ciudad la llamen para ser ministra, que es el mayor honor para un español, y que a un concejal le digan que sea alcalde, que es un orgullo. El vértigo dura poco porque aquí se libra una batalla cada día. Todas las semanas son una eternidad de gestiones y de retos que debemos resolver. Es una etapa apasionante pero muy complicada porque aún vivimos una situación muy difícil.

Partido Socialista en contra de la tasa turística y Compromís a favor. ¿Un nuevo lío en el Gobierno de Gandia?

En absoluto. Si uno discrepa en su propia familia, imagínese en un gobierno de coalición. Lo bueno es que un gobierno que ha aprobado su séptimo presupuesto y que hace siete años acuerda prioridades en una hoja de ruta puede reflexionar sobre temas en los que discrepa. Sobre la tasa turística no hay ninguna posición nueva y yo huyo de los defensores a ultranza de una posición o de detractores absolutos, como la del Partido Popular. Ni una cosa ni la otra. Se ha producido una propuesta del Gobierno plural de la Generalitat que ha dicho: regulen voluntariamente cada municipio si quieren la tasa turística. Lo que he dicho es que hay que mirar la realidad del sector turístico en cada localidad. Gandia no es la que tiene más hoteles o establecimientos susceptibles de aplicarles esa tasa. Pero es que, además, la magnitud de problemas y desafíos es tan grande en este momento que aplicar la tasa turística sobre un sector que no se ha recuperado económicamente no corresponde, sobre todo por empatía con el sector y por las características del modelo turístico de Gandia. Y sobre eso, en mi ciudad mi partido siempre ha dicho lo mismo.

En el presupuesto y en varias intervenciones suyas ha planteado la ejecución de un plan de choque de mantenimiento de la ciudad. ¿Qué es lo que pretende con ese proyecto?

En primer lugar, atender las cuestiones básicas de confortabilidad urbana, porque hay que abordar el mantenimiento básico de cada día. Hemos hecho los deberes desde el punto de vista presupuestario para permitirnos dar más capacidad a las grandes contratas de mantenimiento. Y hemos hecho los deberes en planes de ocupación y tenemos una subvención de dos millones de euros para contratar a cerca de 90 personas, la mitad de las cuales estará en la calle, ayudando a las brigadas y equipos de mantenimiento, que también es potenciar una ciudad saludable y amable en que las necesidades diarias de los ciudadanos son atendidas. Ya dije que para mí eso es una obsesión porque, como ciudadano, también lo veo.

¿Y piensa que eso es más importante que los grandes proyectos que en ocasiones deslumbran a los ciudadanos?

Creo que este Gobierno siempre ha huido de proyectos que no se puedan cumplir, pero una ciudad ha de plantear grandes actuaciones, ambiciosas y de futuro. Mire, nosotros no somos una ciudad media cualquiera. Siempre hablo de capitalidad y liderazgo, y eso no es grandilocuencia. No hablamos de grandes acontecimientos o macrorrecintos, sino de infraestructuras adaptadas a las necesidades y retos de una ciudad vanguardista como Gandia para hacerla más atractiva a la inversión privada y público-privada. No podemos renunciar al planteamiento de ciudad ambiciosa con proyectos realistas, como las infraestructuras deportivas que hemos diseñado, los planes de sostenibilidad turística o la mirada al mar que ganamos desde los tinglados hasta el Náutico. Eso es perfectamente compatible con la atención a las necesidades básicas de cada día. Aquí quiero recordar que este gobierno empezó con una contrata de limpieza y de jardines sin pagar y sin suficiente consignación presupuestaria. Hemos necesitado un tiempo para adaptarnos, pero hoy ambas están bien dotadas y con perspectivas de seguir creciendo, y eso los ciudadanos deben notarlo para bien.

¿Ya se ha tomado la decisión de anular Saforbici ante lo que muchos consideran un fracaso del sistema en los últimos meses y años?

La contrata de Saforbici nace en un contexto de movilidad y de recursos del ayuntamiento, con una característica que aún hoy persiste, que es que no podemos inyectar dinero para equilibrar contratos deficitarios. Creo sinceramente que el concepto de Saforbici está superado, que la movilidad en bicicleta es posible con otras fórmulas y estamos trabajando en las convocatorias de fondos europeos para trazar un mapa integral de movilidad donde habrá una Saforbici diferente.

¿Es tolerable el abandono de las Cercanías que se ha producido en los últimos años?

Me hago cargo de los problemas que sufren los ciudadanos de Gandia para ir a trabajar o estudiar a València y creo que el servicio está muy lejos de ser el que merecen. La degradación progresiva viene de los últimos diez u once años y la crisis del covid no ha permitido formar debidamente al número de maquinistas que necesitan las Cercanías. Hemos trasladado reiteradamente las quejas de los ciudadanos, que también son las nuestras, y me consta que el conseller de Territorio ha hecho muchas gestiones con el Ministerio de Transportes para comenzar a paliar los grandes déficits del servicio. Necesitamos otro servicio de Cercanías porque para nosotros la conexión es vital, empezando por acelerar la doble vía entre Gandia y Cullera para paliar la millonaria pérdida de usuarios del servicio.

La gestión pública municipal se ha demostrado mejor que la privada en el caso de los párkings de Gandia. Se rescataron los de Plaça del Prado y Riu Serpis-Centre Històric. ¿Es posible hacer lo mismo con el de República Argentina-El·líptica?

El caso no es rescatar, sino municipalizar. Se ha hecho en el Prado y el Serpis pagando las obligaciones que el anterior Gobierno local no atendió y actualizando los párking. Hemos conseguido un buen funcionamiento en rotación y en usuarios, algo que no pasa en ninguna ciudad valenciana. Además, ahora tiene premio comprar o consumir en la hostelería de Gandia con esa bonificación que pagan una parte el ayuntamiento y otra los negocios. Creo que tenemos un excelente sistema de aparcamientos municipales, comparativamente mucho más barato y eficaz que el de otras ciudades, y eso es exportable al de la República Argentina. Lo que pasa es que la crisis sanitaria nos ha cambiado los planes y el dinero se derivó a gastos y contingencias de la pandemia, y también hay que resolver contenciosos por el desequilibrio económico antes de tomar cualquier determinación.

Si todavía estuviera Ciro Palmer en ayuntamiento le tiraría de las orejas porque dijo que no comenzarían las obras del Palacio de Justicia sin saber qué se haría con el actual. ¿Aún no se sabe para qué puede servir o lo dinamitamos?

Bueno, todavía tenemos unos meses de margen...

...las obras del nuevo Palacio de Justicia ya han comenzado.

Sí, pero yo no me hago cargo de lo que dicen otros, sino de lo que digo yo. Y, en ese sentido, no se sacará el juzgado de allí sin que haya una viabilidad para el edificio, lo que significa viabilidad para el barrio. Ya tenemos algunas opciones sobre la mesa, porque el edificio es de la Generalitat, y siempre he hablado de usos compatibles, no excluyentes. Allí pueden implantarse servicios de distintas administraciones y esa es la fórmula en la que estamos trabajando. Hasta ahí puedo anticipar. Lo que no pasará en el distrito de Roís de Corella es lo del antiguo hospital. Cuando los juzgados salgan de allí el ayuntamiento habrá dado un uso y viabilidad al actual edificio.

Dígame, ¿tan difícil es encontrar nombres de mujeres para rotular las calles de Gandia?

No, no. ¡Pero si hay un extensísimo informe de nombres de mujeres hecho por un grupo de expertos!, al que aprovecho para agradecer su labor. Lo difícil es encontrar el consenso político que siempre ha habido en Gandia para la denominación de las vías públicas. Ese fue un compromiso que adquirí con la anterior alcaldesa, porque el número de mujeres en el callejero es residual, y espero que ese consenso vuelva a prevalecer en este aspecto y se respete el informe de los expertos.

¿Cuándo se podrá ver, en el sentido material, el anunciado ‘cluster’ sociosanitario de Sanxo Llop de Gandia?

Esta semana tendremos avances sobre el Distrito Digital, que es una empresa encargada de buscar los mejores proyectos de innovación de salud desde Gandia. Ahí la alcaldesa Diana Morant firmó el convenio con la consellera de Innovación para empezar a trabajar este año, y eso se complementa con el espacio físico para implantar empresas del sector, que es el polígono Sanxo Llop. Queremos que ese entorno sea un polo de oportunidades, retención de talento y generación de puestos de trabajo de valor añadido. ¿Qué va a pasar el Sanxo Llop? Pues que antes de fin de año podremos dar licencias a empresas que quieran implantarse, porque nos consta que muchas ya están deseosas de hacerlo y necesitan la potencia eléctrica de la subestación que se está construyendo. Gandia es una ciudad lo suficientemente atractiva como para capitalizar ese polo de atracción de empresas y de innovación que va a ser el Distrito Digital y el polígono de Sanxo Llop.

¿Aspira Gandia a ser una ciudad de residencias de personas mayores?

Gandia aspira a ser capital del bienestar en todos los aspectos. No solo una ciudad saludable, sino también en la atracción de proyectos de colaboración público-privada que incidan en el reto más importante que tiene la pirámide poblacional de todas las ciudades, también de Gandia, que es el envejecimiento progresivo. Una población que vive más años y que quiere vivir mejor necesita que las administraciones respondamos al reto. A mí me gustaría que las residencias fueran públicas, y por eso lucharé, pero no cierro la puerta ni es incompatible con la inversión privada, tanto en residencias como en centros de día.

¿Confía desbloquear este año el lío judicial que mantiene paralizado el proyecto del Club Náutico?

Lo que le he pedido a la Autoridad Portuaria es celeridad, pero reconozco que el aspecto judicial escapa a los tiempos de la Administración. No renuncio a un Náutico de primera división para Gandia porque no puede ser que estemos proyectando la mirada al mar que la ciudad tenía pendiente, que va desde los tinglados al plan de sostenibilidad, accesibilidad al Grau, iglesia de Sant Nicolau que lleva camino de ser Bien de Interés Cultural... y que quede el Náutico pendiente. Porque es un elemento de proyección y de oportunidades. Necesitamos ese valor añadido para seguir referenciando la mejor playa con los mejores servicios. Necesito celeridad de la Autoridad Portuaria y estoy seguro que la obtendré.

¿Usted qué piensa cuando escucha al portavoz del PP acusándole de megalomanía y de protagonizar un exceso de divulgación de fotos y vídeos?

¡Me han dicho de todo, de todo! Lo que pasa es que mientras hablan de mí no hablan de la ciudad, probablemente porque no tienen ningún proyecto de ciudad. Lo que yo les he pedido es una colaboración que no he obtenido y que no me cansaré de reiterar. Algunos me dicen, ¡es que esperas demasiado de la oposición! Yo no renuncio a esperar algo de ellos, pero el lunes hubo una votación de presupuestos y de las pocas enmiendas del PP, un millón de euros, apenas el 1% del gasto, pedía retirar dinero para redactar proyectos que optarán a los fondos europeos. Cada redacción de esos proyectos multiplica por cien las inversiones que Gandia recibe, y me dolió esa enmienda del PP. Es el síntoma de lo que proponen, que es nada. Creo que megalomanía es proyectar coliseos de romanos de cartón piedra o gastar el dinero en fastos que todavía estamos pagando. Este Gobierno municipal demostró hace mucho que está lejos de eso. Explicarse en las redes sociales también es una obligación y en muchos casos es una labor hecha por mi equipo, como podría hacerlo el equipo que también tiene el señor Víctor Soler.

En los últimos años siempre he hecho esta pregunta a los alcaldes de Gandia. ¿Nos olvidamos ya de bajar impuestos en esta ciudad?

No. En algún momento debemos empezar a devolver a los ciudadanos el esfuerzo realizado en los momentos iniciales del Plan de Ajuste Económico. No hay una solución milagrosa, pero la realidad es que hay que devolver la deuda y cumplir con las obligaciones. ¿Eso es incompatible con bajar impuestos? No, y como alcalde no renuncio a ello.

Compartir el artículo

stats