Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva lo consigue: 75 años de «calderes»

Los festeros de la calle Sant Vicent y el ayuntamiento apostaron por no cancelar, como el año pasado, y continuaron con la tradición pero extremando las medidas de seguridad y sin permitir que los guisos se comieran en la calle

Aspecto de la calle Sant Vicent, ayer. En medio, Joan y Lluís Orquín, hijo y nieto, respectivamente, de Bautista, uno de los refundadores de esta tradición en Oliva. | MIQUEL FONT

Oliva celebró ayer las Calderes de Sant Antoni, en la calle Sant Vicent, justo cuando se cumplen 75 años de la reinstauración de esta tradición. A pesar de la sexta ola de la pandemia, los festeros y el ayuntamiento no querían pasar por alto esta efeméride, y apostaron por seguir adelante con el festejo, pero extremando los protocolos de seguridad anticovid.

Oliva lo consigue: 75 años de «calderes»

De hecho, la novedad fue que, por primera vez, las raciones se entregaron para llevar, sin que las personas pudieran quedarse a comer en la calle, como es costumbre. Provistos con un «tupper» o con cazuelas, los particulares se acercaban a los cocineros a través de un itinerario previamente señalizado y con vigilantes privados de seguridad. En total se prepararon 24 calderas y repartieron tres mil raciones de «arròs amb fesols i naps».

Oliva lo consigue: 75 años de «calderes»

Hubo menos gente que en ediciones anteriores, y al no haber mesas ni sillas, muchas personas mayores optaron por no acudir en esta ocasión a hacer la cola para la recogida del guiso. La tranquilidad fue la nota dominante de la jornada. Ayer Joan Orquín recordaba que su padre, Bautista, fue, junto con el párroco de Sant Roc Antonio Montagud, y Antonio Riera, uno de los promotores de estas calderas, que surgieron en 1947 para dar de comer a los pobres en estos días tan gélidos.

«En esa época fueron cambiando de lugar, unos años se hicieron en la ermita dels Sants Antonis, otros en la plaza de Ganguis y también frente al domicilio particular de Isabel Morera, hasta que dejaron de hacerse en 1968», comentó. En 1999 se recuperaron gracias a la iniciativa de los festeros de Sant Vicent, y ya se han realizado ininterrumpidamente, excepto en enero de 2021 debido a la pandemia de coronavirus.

Las actividades del Porrat siguen hoy domingo con la última jornada del Mercat Modernista. Y a las 18 h en la calle Sant Vicent habrá una actuación del Grupo Eñe, con aforo limitado, público sentado y mascarilla obligatoria. Lo que no habrá, como ya informó este diario, será misa de Sant Antoni y bendición de animales, que estaban previstas el día 23.

Compartir el artículo

stats